Brasil y Argentina ante la segunda mayor cosecha de la historia

Con una producción estimada en 161,0 millones de toneladas de soja y 136,0 millones de maíz, Brasil y Argentina se enfrentan la segunda mayor cosecha de la historia, levemente por detrás de la obtenida en la campaña anterior.

La producción de maíz en Brasil, tercer mayor productor mundial por detrás de Estados Unidos y China, alcanzaría según las estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) 95,0 millones de toneladas en la campaña 2017/18, posicionándose como la segunda mayor cosecha de la historia del país por detrás de las 98,5 millones obtenidas en la campaña previa. La siembra del cultivo de primera o verano, cosecha que representa alrededor de un tercio de la producción del maíz brasilero, ya cubrió el 19% de la superficie prevista para los estados del Centro-Sur que participan con el 88% de la producción de primera, 3% por encima del avance registrado a igual altura del año anterior y en línea con la media de los últimos cinco años. Si bien se estima que la superficie destinada a maíz de verano caería alrededor de un 10% en la presente campaña, el área total a implantarse con maíz sería de 17,7 millones de hectáreas, un 1% más que el máximo implantado en la campaña anterior.

En cuanto al cultivo de soja, se estima que Brasil, segundo mayor productor mundial detrás de Estados Unidos, produciría 107,0 millones de toneladas en la campaña 2017/18, por debajo de las 114,0 millones de la campaña anterior. El clima seco y cálido predominante durante los últimos días en gran parte del área agrícola brasilera permitió avanzar sobre la siembra de solo un 1,5% de las 34,7 millones de hectáreas proyectadas para la presente campaña, por debajo del 4,8% que se registraba a igual altura del año pasado y del 2,3% promedio de las últimas cinco campañas. Con un 2% por encima al área sembrada en el ciclo 2016/17, la superficie destinada a soja en la campaña 2017/18 sería la mayor de la historia del país.

Por el lado de Argentina, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) estima que la superficie destinada a maíz en la presente campaña alcanzaría 5,4 millones de hectáreas y la producción ascendería a 41,0 millones de toneladas, posicionándose como la más alta de la historia de nuestro país. Con retrasos en la siembra de los lotes temprano por falta de humedad o excesos hídricos, el área implantada solo cubrió el 9,5% de la superficie proyectada, muy por debajo del 21,5% registrado a igual altura del año pasado y del 12% promedio histórico.

En lo que respecta a soja, Argentina recortaría por segundo año consecutivo el área destinada a la oleaginosa. Según las estimaciones de la BCBA, nuestro país implantaría 18,1 millones de hectáreas en la campaña 2017/18, 10% por debajo de las 20,1 millones sembrada en el ciclo 2015/16 y 5,7% menos que las 19,2 de la campaña anterior. En cuanto a la producción, si bien la misma se estima en un 6% por debajo a la obtenida en la campaña 2016/17, con una estimación de 54,0 millones toneladas para la presente campaña, la cosecha se ubicaría próxima a las 55,4 millones promedio de las últimas cinco campañas.

Frente a este escenario y de cara al nuevo ciclo comercial, creemos que el mercado de futuros y opciones es una buena alternativa para tomar cobertura de precios. Para maíz, teniendo en cuenta la baja volatilidad vigente hoy en Chicago, podríamos combinar la venta de maíz nuevo a U$S 150,0 con una opción CALL de precio de ejercicio cercano pagando una prima no mayor a los U$S 3,0 por tonelada. En cuanto a soja, resultan interesantes las oportunidades que ofrece el mercado local, con una inversión del orden de los U$S 4,0 nos podríamos asegurar un piso de venta de U$S 250,0 para la nueva cosecha.

Pablo Pochettino, Intagro

Pablo Pochettino

Operador FyO en Intagro S.A.