Confirman la proyección de producción de 54.800.000 de toneladas de soja

Los cultivos de soja se encuentran en un momento crítico para la definición del rendimiento y las lluvias caídas en los últimos días vinieron bien para reforzar las reservas de humedad en gran parte del área sembrada. A nivel nacional, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), estima que poco más de la mitad de la superficie en pie se encuentra en etapas de diferenciación de vainas (R3 y R4), mientras que otro 14 % del área inició el llenado de grano (R5 y R6).

De acuerdo al Panorama Agrícola Semanal (PAS) publicado por la entidad porteña, en términos generales prevalece una buena condición sanitaria en los cultivos de soja y la gran mayoría de las aplicaciones que se realizaron los últimos días son preventivas, contra enfermedades de fin de ciclo. “Se afianza nuestra proyección de producción en 54.800.000 de toneladas, sin descartar la posibilidad de lograr un volumen aún mayor si las condiciones climáticas continúan favoreciendo el crecimiento y desarrollo del cultivo. Sin embargo, el pronóstico a corto plazo prevé lluvias de variable intensidad en regiones de gran importancia, que a la fecha mantienen una elevada humedad ambiental y en donde nuevas precipitaciones podría impactar de forma negativa sobre la actual condición sanitaria de los cuadros”, indicó el PAS.

Por su parte, en grandes áreas del centro-este de la región agrícola volvieron a caer lluvias de moderada a abundante intensidad, generando excesos hídricos en parte del Centro-Norte de Santa Fe y Centro Este de Entre Ríos. No obstante, en esta última zona también había lotes que necesitaban reponer humedad,, y estas precipitaciones apuntalaron las expectativas de rinde, informó el PAS. En términos generales, la mayor parte del área sembrada como soja de primera en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y norte y oeste de Buenos Aires, se encuentra iniciando o transitando plena diferenciación de vainas (R3 y R4), pero también se relevan lotes adelantados llenando grano (R5 y R6). “En todos los casos las expectativas de rinde medio zonal se encuentran por encima a los promedios históricos”, afirmaron desde la BCBA. Paralelamente, los cultivos de segunda se encuentran floreciendo bajo una condición de hídrica entre adecuada a óptima, con excesos en sectores bajos del Centro-Norte de Santa Fe, Centro Este de Entre Ríos, Núcleo Sur, Sur de Córdoba y Oeste de Buenos Aires.

“En el norte de la región agrícola, una buena proporción del área sembrada mantiene una condición hídrica deficitaria que podría afectar el promedio de rinde zonal al cierre de campaña. Contrariamente en la región NEA, si bien se relevan excesos hídricos en sectores de Chaco, el 70 % del área implantada mantiene una buena a muy buena condición del cultivo”, indicó el PAS.

En tanto, en el sur de la región agrícola nacional, lotes de segunda sobre el Sudeste de Buenos Aires se
encuentran afectados por el prolongado déficit hídrico y en consecuencia hay cuadros que presentan una baja probabilidad de cosecha. Hacia el Sudoeste de Buenos Aires y Sur de La Pampa, mejoran las expectativas gracias a una mayor oferta hídrica en los cuadros de primera y segunda.