Destinarán US$ 25 millones para financiar a zonas afectadas por “El Niño”

El gobierno nacional destinará u$s 25 millones a la ejecución del Programa de Emergencia para Respuesta a los Efectos del fenómeno climático “El Niño”, causante en gran medida de inundaciones en zonas urbanas y rurales del país.

El Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata) suministrará el 80% de esos recursos en los próximos meses, tras la firma del contrato de préstamo cuyo modelo fue aprobado por el Poder Ejecutivo mediante el decreto 188.

El programa abarcará las provincias enmarcadas en la declaratoria de emergencia nacional y/o provincial por inundaciones, y concentrará sus actividades mayormente en Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, o el funcionario del área que se designe, suscribirá la documentación del crédito, mientras los recursos serán administrados por el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.

El propósito del programa es apoyar a las provincias para que aceleren “la transición de la población damnificada por las inundaciones en la región litoral y centro” del país, a fin de que puedan “ir recuperando sus actividades sociales y económicas regulares”.

La iniciativa oficial, según el decreto publicado hoy en el Boletín Oficial, se estructura en dos componentes: por un lado “Infraestructura, equipamiento e insumos”; y por otro, “Gerenciamiento y supervisión”.

Como objetivo específico, el Programa busca contribuir a “restablecer el funcionamiento de la infraestructura social, económico-productiva y de protección hidráulica dañada y de los servicios básicos interrumpidos como consecuencia de las inundaciones, mediante acciones de reparación, reconstrucción y mejora”.

También se procura apoyar a los gobiernos provinciales y municipales en las actividades de respuesta inmediata a las inundaciones.

A tal fin se destinarán u$s 23,1 millones para financiar la reparación, reconstrucción y mejoras de infraestructura pública de transporte vial (en la red nacional, provincial o local); y obras, equipamiento e insumos menores para reponer el funcionamiento de los servicios de agua potable, saneamiento, electrificación, entre otros.

También se atenderán reparaciones menores de edificaciones edilicias y de uso público como escuelas, centros de salud y centros de albergue, además de la compra e instalación de viviendas permanentes, e infraestructura hídrica de protección (como defensas, canalizaciones y drenajes).

En menor escala se financiará la compra de bienes, equipos, maquinaria e insumos de apoyo a actividades de respuesta inmediata a la emergencia, y se atenderá la adquisición o alquiler de viviendas temporales.

Del mismo modo, se sustentarán servicios de socorro y atención de necesidades básicas de la población damnificada; adquisición o alquiler de equipamiento e insumos especiales para los procesos de control de plagas y vectores; y atención y tratamiento de infectados por las enfermedades transmitidas.

Marina Friedlander

Periodista