Echegaray, envuelto en un escándalo en Río de Janeiro

El cronista del canal Todo Noticias (TN), Ignacio Otero, denunció ayer una “violenta agresión” a un equipo periodístico de ese canal enviado a Brasil, por parte del entorno de Ricardo Echegaray, director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip).

Otero explicó que un grupo de cuatro personas, vinculadas con el funcionario K, atacó al equipo de periodistas que intentaba hacerle una nota a Echegaray, quien pasó la noche de fin de año en un costoso hotel cinco estrellas de Río de Janeiro.

“Buscaban lastimarnos. Fue una salvajada. Intentaron ahorcarnos”, reportó Otero, quien agregó que “fue una situación muy tensa, que duró unos 10 minutos”.

El periodista reconoció a uno de los agresores a quien identificó como “Jorge Lambiris”, al tiempo que agregó que luego del ataque “nos dijeron que si no contábamos nada, Echegaray nos iba a dar una nota en Buenos Aires”.

Lambiris es un conocido despachante de aduana, muy cercano a Echegaray, pese a que la Afip debe controlar esa actividad. Precisamente, Lambiris y uno de sus hijos habrían sido algunos de los agresores.

El martes pasado, en Río de Janeiro, Otero le había preguntado al titular de la Afip por qué había viajado a Brasil por una compañía extranjera (Fly Emirates) a un costo de 20 mil pesos, cuando por Aerolíneas Argentinas “cuesta tres mil pesos” y Echegaray pidió pasar “el fin de año tranquilo con mi familia”.

“Yo no tengo vacaciones”, argumentó Echegaray cuando el periodista de TN le preguntó cuán oportuno era ese viaje, dado el contexto socioeconómico del país. “Es algo programado”, se escudó el funcionario, que por estas horas se ve envuelto en el escándalo provocado por el ataque de una patota cercana a él contra los periodistas que registraron su viaje a las playas de Copacabana.

“Viajé por la aerolínea Emirates con mi familia para pasar fin de Año acá”, admitió Echegaray, aunque negó que esa fuera una escala para seguir hacia Dubai.

El funcionario no tuvo inconvenientes en conseguir dólares, pese a que en su última declaración jurada sólo tenía 44 dólares. “No tuve ningún problema”, reconoció, en referencia a la adquisición de esa moneda para poder viajar.

“Tengo los sistemas que hemos estructurado para que todo aquel que tenga capacidad contributiva para hacerlo, lo haga”, expresó. “Igual, consumo con tarjeta (de crédito)”, aclaró el funcionario nacional.

Entonces, el titular de la Afip le ofreció al periodista contestarle “todo lo que querés saber, el viernes cuando dé la recaudación” impositiva, en Buenos Aires.

Otero explicó que los incidentes con los allegados se registraron ayer, en el aeropuerto de Río de Janeiro, y que los agresores quisieron sacarles los teléfonos celulares “porque si no íbamos a tener unos quilombos tremendos”.

Luego, indicó el periodista, los agresores le dijeron que “no se van a poder bajar del avión cuando lleguen a Buenos Aires” y agregaron: “No van a poder volver a hacer jamás un trámite”. Según Otero, Echegaray observó todo, pero no intervino. “Miraba cómo nos pegaban y no hizo nada”, explicó.

“Todo el tiempo nos quisieron sacar los celulares. Luego de la agresión, la misma gente vino a buscarnos de vuelta para decirnos que si no contábamos nada de lo que había pasado, ni nombrábamos a Jorge Lambiris, nos daban una nota con Echegaray”, contó el periodista.

Echegaray regresó anoche y se retiró del aeropuerto de Ezeiza, sin hacer declaraciones.