El Encuentro Joven CREA llamó a desafiar los límites de las nuevas generaciones

El Encuentro Joven CREA se llevó a cabo en Córdoba, un día antes del comienzo de CREAtech, y reunió a un centenar de chicos de entre 16 y 25 años, que desafiaron sus propios límites, y aprendieron a trabajar en equipo, quizás, como nunca antes lo habían experimentado.

En primer lugar, Marisol Osman, becaria posdoctoral en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (Conicet-UBA), disertó sobre “Ambiente y Cambio Climático” y lo primero que contó fue una divertida anécdota del momento en el que eligió su profesión.

“Mis dos padres son abogados y una de las cosas que tenía claras era que no quería seguir abogacía ni ninguna otra carrera tradicional. Antes de terminar del colegio secundario, comencé a buscar carreras posibles y me decidí por Ciencias de la Atmósfera. Es la carrera que intenta explicar qué sucede con el clima. Cuando se lo dije a mis padres, me enviaron al psicólogo”, rememoró la investigadora y recibió las risas de todo el auditorio.

En su disertación Osman también contó que “con el calentamiento global y la emisión de gases de efecto invernadero pasa lo mismo que con las drogas, porque nosotros somos los responsables y nos hemos vuelto adictos al dióxido de carbono. Si no nos reconocemos como adictos, nunca vamos a poder resolver el problema”.

Mirá la disertación completa de Marisol Osman:

La segunda oradora también fue una mujer, Débora Slotnisky, periodista especializada en tecnología. En su disertación explicó cómo se relacionan los empleos con la tecnología. “Hoy estamos atravesando la cuarta revolución industrial y ninguno de nosotros necesita fuerza física ni capacidad de computo ni memoria porque esos procesos los realizan máquinas, o programas de manera mucho más eficiente y rápida”, señaló.

Mirá la presentación completa de Slotnisky:

En tercer lugar disertó María Celeste Medina, cofundadora y directora general de ADA, una empresa de desarrollo de programas que tiene como misión generar impacto social.

“Dejé mi trabajo en relación de dependencia para poder desarrollar mi proyecto, algo que no fue sencillo porque no tengo un familiar adinerado que pueda salir de soporte si las cosas salían mal. Entonces cree una empresa (www.ada.com.ar), dedicada a formar a mujeres en lenguajes de programación para que pudiesen tener una oportunidad laboral orientada a mejorar sustancialmente sus ingresos”, subrayó Medina.

La experiencia de Medina:

Luego llegó el turno de Edgardo Donato, especialista en Desarrollo de Personas y Negocios, que realizó una divertida dinámica de trabajo en grupos, donde los jóvenes trabajaron en cómo construir un empleo y un equipo de trabajo atractivo.

A través de dibujos, ilustraciones, opiniones, decisiones, propuestas, y distintas experiencias, cada uno de las mesas armó una empresa con objetivos claros.

Finalizando la jornada hubo dos testimonios conmovedores. Por un lado Fatoumata Binetou Fall, de Dakar (Senegal), Licenciada en Matemáticas aplicadas por la Universidad de Harvard, y integrante del equipo inicial de la African Leadership University (ALU), uno de los emprendimientos de Edtech más innovadores de África por Forbes 2016.

“Fatu”, como ella misma se presentó contó toda su experiencia en África, y como las tecnologías y las personas las fueron llevando hacia rumbos desconocidos, hasta el punto tal, de llegar a la Argentina. En sentido contrario, Francisco Ferreira, nacido en Viedma (Argentina), y técnico en Producción Agropecuaria contó la experiencia de su vida, que al contrario de Fatu, lo llevó al continente africano.

Ferreira contó cómo cada conocimiento que él pensaba tener adquirido, era distinto en África. Desde un CV, que supuestamente debe ser entregado con la mayor prolijidad posible y en una hoja A4, de repente era una papel escrito a mano, y las ganas de trabajar en un proyecto eran mucho más importantes que la presentación. Así, consiguió desarrollar ideas y proyectos que le permitió junto a su grupo, incluir en el trabajo y la comunidad a miles de mujeres.

El cierre de la jornada estuvo a cargo del actor, humorista y conductor del evento, Grego Rosaello, quien hizo reír a grande y chicos por igual, mientras repasó los fracasos de su vida bajo un lema claro: “lo más importantes es saber hacia dónde queremos ir, y no bajar los brazos nunca, ante cualquier caída”.

Mirá el cierre del Encuentro Joven CREA:

Facundo Mesquida

Periodista