La soja se encuentra en buen estado en la mayor parte del territorio nacional

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires: “La evolución del clima durante la última semana aportó nuevamente humedad a los lotes de soja implantados en el centro y sur del área agrícola del país, registrándose principalmente una mejora en el estado hídrico en el Sudeste de Buenos Aires, región que había sufrido stress termohídrico durante los últimos meses. En paralelo, ambientes bajos ubicados en el centro de Chaco, sur de Córdoba y Santa Fe, norte de Buenos Aires y centro-este de Entre Ríos acumularon nuevamente excesos hídricos parciales, ya que los días soleados con elevadas temperaturas permitieron un rápido escurrimiento de los lotes más afectados”.

En cuanto al estado fenológico de la soja de primera, “los mismos continúan transitando etapas reproductivas desde R3 hasta R6, mientras que cuadros de segunda presentan una gran heterogeneidad en su ciclo de cultivo, debido a las distintas fechas de siembra, variando desde diferenciación foliar hasta comienzo de fructificación (R3). En ambos casos, los rendimientos esperados se ubican dentro de nuestras expectativas para el presente ciclo, razón por la cual mantenemos la proyección de producción de 54.800.000 toneladas, un 2,1 % inferior a las 56 MTn acumuladas en la campaña 2015/16”, indicó la Bolsa.

Según el Panorama Agrícola Semanal, “sobre el núcleo productivo del NOA, las lluvias registradas aportaron humedad a las localidades más afectadas por el déficit hídrico de las últimas semanas, permitiendo una recuperación de los lotes de soja que transitan etapas entre R3 y R4. El estado sanitario es adecuado, aunque se relevó ataques puntuales de picudo. En contraposición, el centro del NEA continúa presentado una condición de humedad adecuada a óptima, con algunos ambientes bajos que volvieron a acumular excesos hídricos producto de las últimas precipitaciones. En dichos lotes, se podrían registrar pérdidas puntuales de plantas, pero el buen desarrollo de la oleaginosa implantada en ambientes de loma compensaría la merma en el potencial de rendimiento”.

Por otra parte, “la franja central del área agrícola nacional también se favoreció de las precipitaciones registradas en los días previos a esta publicación, donde lotes de primera sembrados en fechas tempranas comenzaron a transitar etapas de máximo tamaño de semilla (R6). En paralelo, la soja de segunda se encuentra entre floración (R2) y desarrollo de vainas (R3-R4). Si bien la condición del cultivo varía de óptima a muy buena, algunas localidades del sur de Córdoba, Santa Fe y este de Entre Ríos presentan anegamientos en ambientes bajos, siendo mayor la afección en lotes de segunda al presentar mayores excesos hídricos durante etapas vegetativas. La presión sanitaria es normal, siendo necesario realizar aplicaciones preventivas y de control para roya, mancha amarilla, isoca y chinche”, detalla el PAS.

En paralelo, “en el oeste y centro de Buenos Aires, la condición hídrica varía entre exceso y óptima, en función del volumen de precipitaciones acumulado y la presencia de napas freáticas próximas a superficie. Si bien se relevó una condición de cultivo muy buena a normal, se registraron pérdidas en el stand de plantas en aquellos lotes con mayor nivel de anegamiento. Lotes de primera se encuentran entre plena fructificación (R4) y comienzo del llenado (R5), mientras que la soja de segunda comenzó a diferenciar etapas reproductivas de floración (R2). Por último, el estado de humedad también registró una mejora en el sudeste y sudoeste de Buenos Aires, regiones que registraron durante gran parte de las etapas vegetativas de la oleaginosa un déficit hídrico prolongado, acompañado de elevadas temperaturas, que generaron plantas de menor porte y heterogeneidad de lotes”, explica el informe.

Y concluyó: “Como consecuencia, los rendimientos esperados presentan gran variabilidad, en función de localidad y de la magnitud de las últimas precipitaciones acumuladas. El estado fenológico varía entre R2 y R4 en lotes de primera, mientras que la soja de segunda se encuentra entre diferenciación de hojas y desarrollo de primeras flores”.

Facundo Mesquida

Periodista