Los Grobo: el ex líder en producción primaria que ahora factura más con el acopio y la venta de insumos

Si hay una firma reconocida en el sector agropecuario y que logró trascender su identidad hacia el público general es Los Grobo Agropecuaria, la compañía que se hizo famosa por ser pionera en la era de los pools de siembra y luego desembarcó en Brasil expandiendo sus fronteras y producción primaria. Post convertibilidad, esta compañía era líder en la producción a campo, en gran mayoría en campos arrendados, y luego comercializaba los commodities.

Con el correr de los años, y más fuertemente en los últimos tres, Los Grobo comenzó una reconversión en su negocio de lo que derivó que hoy su facturación se divida en: 78% acopio, 14% insumos y 8% producción propia.

Según detallan desde la firma, el plan a seguir para el 2014/15 será: “Se intensificará el plan de acción comercial de captura de negocios de mayor rentabilidad. El área de acopio de granos ha fijado un presupuesto de 1,05 millón de toneladas, en línea con un nivel moderado respecto de sus posibilidades de comercialización y acopio.

En el área de producción agrícola, la superficie a sembrar se estima en 48.000 hectáreas propias, sobre la base de arrendamientos en aparcería.

El área de insumos nuevamente plantea un desafío de crecimiento de un 20% de facturación respecto de la campaña 13/14, en los productos de mayor margen de rentabilidad. De esta forma comienza a visualizarse el potencial de Agrofina dentro de la estrategia del resto de las compañías del grupo y las sinergias comerciales de sus redes. Se proyecta la apertura de tres nuevas sucursales comerciales para reforzar la red de Los Grobo y ganar posicionamiento en las zonas determinadas como clave en el plan de crecimiento. El nuevo presupuesto contempla la construcción de un semillero, el cual será realizado con líneas de financiamiento acordes a este tipo de proyectos.

En cuanto a la facturación de su ejercicio cerrado el 30 de junio de 2014, fue de poco más de $1.700 millones; en el año anterior esta cifra había alcanzado los $1.500 millones.

En cuanto a su unidad de negocios dedicada exclusivamente a los insumos, según detallan desde la empresa, su facturación fue superior a la campaña anterior y estuvo orientada hacia los rubros de mayor rentabilidad como agroquímicos (45% del total), semillas (21%), fertilizantes (31%) y el 3% restante divido entre silobolsas y semillas forrajeras.

Además, desde la compañía explican: “Una variable adicional muy importante a tener en cuenta es el crecimiento de malezas resistentes que ayudaron a impulsar la venta de herbicidas específicos de alta rentabilidad para controlar las mismas. El 80% de la facturación de agroquímicos son herbicidas”.

En cuanto al acopio durante 2013/14 estuvo cerca del millón de toneladas, siendo uno de los peores años de los últimos cinco; en 2011 tuvo su pico de acopio con 1,8 millón de toneladas.

Por último, un dato a destacar es que la firma volvió a recurrir al mercado de capitales en busca de financiación, y a principios de año lanzó Obligaciones Negociables por hasta u$s80 millones. En 2007 había concretado la misma experiencia.