Mariposas, bioindicadoras del estado de los ecosistemas

Fuente de inspiración para diversas obras de arte, pinturas, libros, poemas y hasta canciones, las mariposas tienen un atractivo especial adjudicado al color de sus alas y su vuelo tan particular. Sin embargo, estos insectos tienen otras capacidades como la de ser bioindicadoras de la salud de los ecosistemas. En este sentido, en el Jardín Botánico del INTA Castelar se creó un sendero para su observación y monitoreo. Hoy, 22 de mayo, es el Día Internacional de la Diversidad Biológica, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

De acuerdo con Bárbara Pidal –investigadora del Instituto de Recursos Biológicos (IRB) del INTA Castelar y una de las creadoras del sendero–, “las mariposas además de tener un atractivo especial por su vuelo y color así como por los maravillosos cambios que experimentan en su desarrollo, son excelentes bioindicadoras del estado de salud de los ecosistemas naturales”.

En este sentido, indicó: “Tienen la capacidad de reflejar las condiciones de conservación o de alteración de los mismos, debido a la estrecha relación que tienen con las plantas”.

Con el objetivo de observar y monitorear su rol en los ecosistemas y los servicios que prestan como disparadores de la temática de conservación de la biodiversidad, se creó el sendero de atracción de mariposas, en el Jardín Botánico del INTA Castelar.

“El sendero actúa como sitio de atracción de mariposas y, al mismo tiempo, permite el desarrollo completo del ciclo de algunas especies de Buenos Aires”, explicó Virginia Inza –técnica del IRB del INTA Castelar– quien agregó que el espacio también es visitado por otras familias de insectos y aves.

“Se trata de una herramienta educativa y novedosa para el abordaje de la biodiversidad, predadores biológicos y cadenas tróficas, entre otras”, subrayó Inza.

Info Campo