Murió una niña por comer una mandarina que habría sido rociada por agroquímicos

La localidad correntina de Mburucuyá atraviesa una fuerte conmoción desde el sábado, después de que una niña de 12 años falleciera tras comer una mandarina que habría sido rociada por agroquímicos en una quinta con plantaciones citrícolas.

Según indicaron fuentes policiales, la menor se descompensó en medio de un cuadro de intoxicación y falleció en camino al hospital María Auxiliadora de la ciudad de Saladas.

Todo comenzó la tarde del sábado, cuando la pequeña decidió tomar la fruta del campo que recorría junto a su hermano. 

Ahora, la comisaría de Saladas avanza en una investigación con allanamientos en la zona.

Marina Friedlander

Periodista