Productores se encadenaron en Córdoba por la prohibición de fumigar a menos de 2.000 mts

Productores de la localidad de Dique Chico, en el departamento de Santa María, Córdoba, se encadenaron como protesta por la prohibición de aplicación de fitosanitarios a menos de 2.000 metros de distancia del ejido urbano.

Se trata de una resolución que emitió el intendente Nilo Pérez en conjunto con el gobierno provincial, a cargo de Juan Schiaretti, y se diferencia de otras normas que permiten las aplicaciones hasta los 500 metros.

“Las decisiones no la pueden tomar cuatro o cinco atropelladores”, se quejó uno de los manifestantes en un video documentado por el periodista Gustavo Mathieu.

En ese sentido, aseguró que todos los productores de la zona están “adheridos a las Buenas Prácticas Agrícolas” y que “hacemos cursos de capacitación en la provincia: tenemos las máquinas pulverizadoras habilitadas, todo en orden”.

“Esta es una lucha de los productores, no dicen asesinos, nos dicen envenenadores, nos tocan la dignidad, te pido a vos productor que te sumes a este reclamo. Hay ciertos jefes comunales que se creen con el derecho de avasallar la propiedad privada”, disparó.

Por su parte, los vecinos de la zona emitieron un comunicado en el que señalaron que desde mediados del año pasado que luchan “para frenar las fumigaciones con agrotóxicos en los campos que rodean nuestro pueblo”.

“Más de 100 vecinos y vecinas se hicieron eco de este reclamo, apoyando con sus firmas el pedido de acabar de una vez por todas con esta forma de producción. Es necesario que la Comuna determine distancias mínimas acordes a este tipo de prácticas, resguardando la integridad y los derechos de sus habitantes”, remarcaron.

En ese sentido, indicaron que “se está avanzando en la extensión del ejido comunal de modo de contar con jurisdicción sobre aquellas zonas”.

“¡No queremos ni una fumigación más! Lo hemos dicho y lo volveremos a decir las veces que sean necesarias. Entendemos que es una responsabilidad ineludible de esta Comuna bregar por los derechos fundamentales de las personas que habitan este pueblo y en ese sentido, exigimos que se dé un freno a la fumigación hasta tanto se resuelvan formalmente las cuestiones vinculadas al ejido comunal”, aseguraron.

Marina Friedlander

Periodista