Renuevan el alerta máxima en General Villegas por las inundaciones

El municipio bonaerense de General Villegas, que lleva 15 meses ininterrumpidos en estado de emergencia, renovó el estado de alerta máxima por las inundaciones que afectan varias de sus poblaciones, lo que obligó en las últimas horas a las autoridades locales a reforzar las medidas de prevención.

Fuentes comunales informaron que ese distrito del noroeste de la provincia de Buenos Aires tiene bajo el agua a más de la mitad de sus 700 mil hectáreas de campos productivos y la totalidad de sus poblaciones afectadas o amenazadas por el agua.

La emergencia lleva 15 meses por el récord de agua caída y el ingreso de excedentes hídricos del río Quinto, que nace en la provincia de San Luis, pasa por el sur de la de Córdoba y fluye luego hacia la de Buenos Aires y el noreste de la de La Pampa.

“En este tiempo las lluvias duplicaron y más los promedios históricos y los problemas se potenciaron por las aguas que bajan de provincias vecinas”, explicó el titular de Defensa Civil, Juan Pablo Del Vecchio.

“Desde hace más de un año que no tenemos respiro porque sufrimos la inundación de varios pueblos y de otros que resultaron amenazados por las aguas”, agregó.

El funcionario adelantó que los 200 habitantes de la localidad de Elordi “podrían ser totalmente evacuados ante la amenaza de una gran masa de agua que avanza en esa dirección”.

“De acuerdo al pronóstico para viernes,sábado y domingo se prevén lluvias de entre 120 y 180 milímetros que hacen temer por los pueblos de Cañada Seca, Coronel Charlone y Santa Regina, hoy prácticamente aislados porque los caminos son prácticamente canales donde corre gran cantidad de agua”, aseguró Del Vecchio.

Actualmente, los pueblos afectados por inundaciones son Coronel Charlone, Emilio Bunge, Santa Eleodora, Santa Regina, Villa Saboya, Cañada Seca, Banderaló, Elordi, Villa Sauze y Piedritas.

“El fenómeno del agua en General Villegas ya es un récord histórico nunca visto en otro lugar, pues llevamos 15 meses con lluvias torrenciales, napas en la superficie e ingreso de agua del río Quinto por varios frentes de nuestro distrito”, advirtió Del Vecchio.

Indicó que el municipio cuenta con máquinas pesadas y con otras enviadas desde la Provincia, para realizar trabajos de defensas, por ejemplo, pero a veces es imposible “porque no hay piso para operar y los caminos son todo barro”.

Marina Friedlander

Periodista