| InfocampoTV

Transformaron un helicóptero militar ruso en un equipo de pulverización

El Kamov Ka fue creado como un vehículo militar, pero con el tiempo fue mutando a usos civiles, hasta que llegó al mundo del campo y se convirtió en un equipo de pulverización.

11.01.2018 | Por Facundo Mesquida
Facundo
Mesquida

Hungría ha decidido que el helicóptero militar ruso Kamov Ka tenga un uso diferente para el que fue creado, y así lo convirtió en un equipo pulverizador.

Nació como aeronave militar y después también tuvo usos civiles. Ahora fue adaptado para aplicar fertilizantes líquidos y fungicidas, detalla la publicación de MaquiNAC.

Lo cierto es que el equipo creado por la empresa Kamov se convirtió en un “real mosquito”, dado que no sólo le insertaron las barras de una pulverizadora convencionl, sino que a diferencia de ésta, también vuela.

Según detalla MaquiNAC, el helicóptero había sido utilizado en el Servicio Aéreo Húngaro durante varios años, pero luego, una empresa agropecuaria lo evolucionó a un equipo de fertilización y protección de cultivos.

Sin embargo, no es el único caso en que un vehículo de estas características es utilizado para el campo. Algunos ejemplos son el pequeño helicóptero LV-X577, el HA-MZI, el N173MS, de diferentes empresas del mundo.

Compartimos una galería de fotos con los “verdaderos” mosquitos del aire:

Enlace corto a la nota
02.05.2018 | Por Facundo Mesquida

Yara estará presente en “A Todo Trigo” con importantes novedades

La compañía noruega de fertilizantes presentará su programa de calidad nutricional y una innovadora plataforma digital para productores.

25.04.2018 | Por Facundo Mesquida

Trigo: la relación insumo/producto mejoró en comparación a la campaña pasada

Según datos de Asociación Civil Fertilizar, se necesitan 2,18 kilos de trigo para comprar uno de Urea y 2,95 kilos de trigo para uno de Fosfato Monoamónico (MAP).

29.08.2018 | Por Facundo Mesquida

Finalizó con éxito el Congreso de Mercosur de Aviación Agrícola

El congreso se convirtió en un espacio de encuentro que permitió no sólo a aeroaplicadores sino también a empresarios, productores y estudiantes de la cadena agroindustrial.