Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

El manejo forrajero, la llave para conseguir más producción de carne

En Sunchales, Santa Fe, se llevó a cabo otra edición de Expericiencia Forrajera y en Cosecha. Claas reunió a 350 productores.

16.12.2019
Infocampo
Infocampo

Manejo de alfalfas y maíces, producción de henos y silos, y uso de maquinarias. En plena cuenca lechera estos aspectos pesan y mucho. 

“Tenemos el potencial para duplicar el consumo y la producción de pasto en Argentina, especialmente de alfalfa”, dijo José Jáuregui, de Gento y  agrega que entrar cuando la alfalfa tiene siete u ocho nudos durante la primavera nos permite altas tasas de consumo, comer todo el pasto y de calidad, lo que redunda en más leche y más carne.

×

Respecto a la henificación, “la elaboración de un rollo o megafardo de calidad demanda las mismas operaciones de corte, rastrillado, henificación y estivado que uno de mala calidad”, aclara el técnico Federico Sánchez (Foto 1).

Entre las recomendaciones de Sánchez, se destaca efectuar hacerlo cuando el rebrote basal alcance los 5 centímetros de altura y evitarlo en estados más avanzados. “Es fundamental trabajar con cuchillas bien afiladas que permiten realizar cortes netos sin desgarros y mejoran el rebrote”, aconseja.

Otro aspecto fundamental es determinar la humedad del forraje ya que es una variable que incide directamente sobre la calidad del heno. “Si el forraje no fue secado adecuadamente y es henificado con un contenido de humedad superior al 20%, se produce un mayor deterioro y el desarrollo de hongos”, advierte Sanchez, asesor de producto de CLAAS Argentina.

Todos estos consejos surgieron como parte de la jornada “Experiencia Forrajera y en Cosecha”, que organizó la marca alemana en Sunchales, Santa Fe. 

Es por eso que la CLAAS QUADRANT 3200 RF viene equipada con un sensor de humedad que permite conocer siempre la humedad del pasto que se está henificando. “Si los contenidos de humedad son inferiores al 10%, los valores de pérdida de hoja van a superar el 4%, que es el límite de tolerancia establecido para no afectar la calidad del heno por disminución de proteína bruta”, recalcó Sánchez.

SILAJE

Para aprovechar el potencial de producción que ofrecen los híbridos de KWS (4020 Viptera 3 y  4580 VT3pro), Sánchez explicó que en la Argentina existe una herramienta estratégica denominada SHREDLAGE. 

Se trata de una nueva generación de crackers que equipa a todas las picadoras JAGUAR y permite el procesado de los granos de maíz en cualquier estado de madurez, aún con más de 45% de materia seca.

“Para muchos nutricionistas y asesores, contar con un procesador de granos que permita demorar el momento de picado y lograr una mayor acumulación de almidón en grano es un elemento clave. Esto posibilita confeccionar un silaje de maíz más energético”, explicó Sánchez.