Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

A tener cuidado con la roya en la hoja del trigo

La roya de la hoja del trigo es una de las tres enfermedades más importantes de este cereal en nuestro país junto con la mancha amarilla y la septoriosis de la hoja. A diferencia de estas dos últimas, la roya tiene una evolución diferente en cuanto a una velocidad de desarrollo mucho mayor. Esta característica... Read more »

07.10.2005
Infocampo
Infocampo

La roya de la hoja del trigo es una de las tres enfermedades más importantes de este cereal en nuestro país junto con la mancha amarilla y la septoriosis de la hoja. A diferencia de estas dos últimas, la roya tiene una evolución diferente en cuanto a una velocidad de desarrollo mucho mayor. Esta característica se debe, entre otros factores, a que esta última presenta la característica de ser una enfermedad policíclica, es decir, desarrolla varios ciclos de la enfermedad en un mismo ciclo de cultivo y las pústulas de las hojas inferiores proveen inóculo para contaminación de nuevas hojas, y así se repite el ciclo con diferente grado de ataque y velocidad en función a la susceptibilidad del cultivar y a las condiciones ambientales.

Al respecto, estos son conceptos a tener muy en cuenta a partir de las etapas de mayor importancia en la determinación del rendimiento, como lo es el período crítico (alrededor de unos veinte días antes y después de antesis), ya que debemos, en esta etapa fenológica, mantener el cultivo sano para aspirar a altos rendimientos. El monitoreo sistemático de lotes debe aumentar la frecuencia en esta etapa para evaluar la incidencia y la evolución de esta enfermedad y para estar listos para realizar aplicaciones de fungicidas foliares. En ensayos llevados a cabo por AAPRESID se ha demostrado la conveniencia de aplicaciones tempranas con presencia de síntomas en la inferior, las que son preferidas a aplicaciones más tardías. En tal sentido, considerar que en ambos casos el costo del fungicida y la aplicación será el mismo, pero el resultado en rendimiento y, por lo tanto económico, será diferente. El monitoreo debe hacerse de manera minuciosa, y una vez tomada la decisión de aplicar fungicidas no deberían pasar más de 72 horas hasta la pulverización, para asegurar el beneficio de la práctica.

×

Joaquín Rabasa – Especial para Infocampo

Tags