Publicidad Cerrar X

Día Mundial de los Fertilizantes: ¿podría sobrevivir la humanidad sin nitrógeno de síntesis química?

Cada 13 de octubre se celebra el Día Mundial de los Fertilizantes en honor al descubrimiento del proceso que permite convertir el nitrógeno presente en el aire en amoníaco.

Un 13 de octubre como hoy, Fritz Haber y Carl Bosch descubrieron y patentaron el proceso por el cual el nitrógeno presente en el aire se puede utilizar para fabricar amoníaco, lo que sentó las bases de la industria moderna de fertilizantes.

Por eso, es la fecha elegida cada año para celebrar el Día Mundial de los Fertilizantes.

Y también por esa razón, es que la Asociación Civil Fertilizar decidió compartir un documento en el que destaca cómo el buen uso de las tecnologías de fertilización aumenta la productividad, mejora la ecuación económica del productor, preserva en forma sustentable el recurso suelo y permite producir alimentos de calidad para toda la población.

DÍA MUNDIAL DE LOS FERTILIZANTES

Al respecto, Fertilizar recuerda que las plantas, al igual que los seres humanos, requieren de nutrientes para su crecimiento saludable, de los cuales 17 son esenciales.

Por ende, si la disponibilidad de uno de estos elementos se encuentra en cantidad insuficiente, el crecimiento de las plantas es limitado, y así lo son tanto los rendimientos como la calidad de los productos cosechados.

Los seres humanos, por su parte, necesitan más de 40 nutrientes diferentes para gozar de buena salud. Aparte del oxígeno del aire y del hidrógeno del agua, estos provienen de los alimentos que comemos.

De la mano del “dólar soja”, comenzaron a repuntar las importaciones de fertilizantes

En este marco, vale la pena una comparación histórica: en la década de 1960, una hectárea de tierra alimentaba a apenas dos personas; para 2025, se estima que necesitará alimentar a cinco personas, como resultado de un aumento de la población y la disminución de tierras destinadas a agricultura.

Por ello, “los fertilizantes son la herramienta tecnológica que nos permite abastecer de nutrientes a los cultivos y representan una de las principales invenciones de los últimos tiempos, que ha evitado miles de millones de hambrunas y seguirá alimentando al mundo en las próximas décadas”, sentenció Fertilizar.

¿PODRÍAMOS SOBREVIVIR SIN FERTILIZANTES QUÍMICOS?

En este punto, la entidad se hace una pregunta interesante: ¿se podrían producir alimentos para toda la población global sin utilizar fertilizantes?

La respuesta surge de un trabajo de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Buenos Aires (FAUBA), en la que se simuló la progresión de la población mundial con y sin el aporte de la síntesis de Haber-Bosch.

Así, se demostró que, sin el aporte de nitrógeno de síntesis química, la cantidad de gente en el mundo a la fecha sería la mitad de la actual.

“Las industrias que producen fertilizantes, lo que hacen es convertir estos nutrientes presentes en la naturaleza en productos que puedan ser aprovechados por las plantas, poniéndolos a disposición de las mismas en el momento, forma y cantidad adecuada. Siempre respetando las regulaciones de los gobiernos para que puedan ser fabricados, transportados, almacenados y utilizados”, enfatizó al respecto Fertilizar.

Y amplió, en palabras de su presidente, Roberto Rotondaro: “Desde Fertilizar AC promovemos la investigación, difundiendo el correcto uso de fertilizantes y la conservación del recurso suelo, contribuyendo así al logro de una agricultura sostenible y a la producción de más y mejores alimentos de calidad para toda la población”.

En la práctica, la realidad es que hoy en día el 50% de todos los alimentos que se cultivan a nivel global, tanto para las personas como para los animales, son posibles gracias al uso de fertilizantes.

SUSTENTABILIDAD Y BUENAS PRÁCTICAS

Aplicar nutrientes en forma balanceada y precisa es un requerimiento para el desarrollo sustentable de la agricultura, que produce alimentos con el propósito de alcanzar la seguridad alimentaria (en cantidad y calidad).

La fertilidad natural del suelo y la nutrición del cultivo incrementa la productividad agrícola asegurando una máxima captación de nutrientes por las plantas y por lo tanto reduciendo las pérdidas de nutrientes al ambiente.

Para una nutrición sostenible de los cultivos se debe tener en cuenta: la fuente correcta, dosis correcta, momento correcto y lugar correcto. Y previo a estas cuatro prácticas se debe realizar un análisis del suelo para entender y establecer su utilización.

El hallazgo del siglo para los fertilizantes: un yacimiento en Noruega que garantiza oferta por 100 años

Las Buenas Prácticas Agropecuarias constituyen la forma adecuada de producir y procesar productos agrícolas, de modo que los procesos de siembra, manejo, protección, cosecha y postcosecha de los cultivos cumplan con los requerimientos necesarios para una producción sana, segura y amigable con el ambiente.

Los nutrientes no se fabrican ni se autogeneran en los alimentos. Los nutrientes se encuentran en la naturaleza concentrados en lugares específicos (yacimientos, aire, etc.). A través de los fertilizantes, los nutrientes llegan a los cultivos y de allí a los alimentos. Los cultivos tienen los nutrientes necesarios solo si el suelo en donde crecen se los provee.

El aporte de nutrientes permite sostener la calidad de los suelos, reponiendo nutrientes y aumentando la productividad. Así también se mejoran los aportes de carbono que balancean los niveles de materia orgánica.

Temas relacionados: