Publicidad Cerrar X

Antes, el ciclo corto anda bien

En Inriville, en fechas tempranas, rindieron 400 kg/ha más que los ciclos largos.

En Inriville, en fechas tempranas, rindieron 400 kg/ha más que los ciclos largos.
infocampo

Los motores de trilla del Rodas ya empezaron a funcionar a pleno para la cosecha fina. El pasado 28 de noviembre se levantaron los ensayos de trigo llevados a cabo en el establecimiento de la La Redención Sofro, en Inriville, Córdoba.

Allí, se testearon 4 materiales de ciclo corto y 2 de ciclo largo en 2 fechas de siembra diferentes. El objetivo era evaluar el desempeño de ambos ciclos como antecesor de soja.

La humedad de cosecha fue variable (en la primera fecha, 7% para ciclos cortos, 11% para largos; para la segunda, 14% cortos, 22% largos) por lo que se llevó a todos los materiales a valores de 14% de humedad en grano para poder comparar los rendimientos obtenidos.

Por cuestiones de logística las 36 parcelas se cosecharon el mismo día pero los ciclos cortos de la primera fecha podrían haber sido cosechado cinco días antes y los largos de la segunda deberían haber sido cosechados una semana después.

El informe evaluado por Daniel Miralles (del Consejo Técnico Asesor de Rodas) y el coordinador operativo de los ensayos, Martín Vázquez, mostró que en promedio los ciclos cortos rindieron 5.480 kg/ha y los largos 5.100 kg/ha en la primera fecha de siembra, que fue el 2 de junio de 2007. El atraso en la fecha de siembra (16 de junio) redujo los rendimientos en los materiales de ambos ciclos, obteniéndose 5.170 kg/ha en los ciclos cortos y 3.950 kg/ha en los ciclos largos.

“Los ciclos largos sufrieron una mayor reducción en el atraso en la fecha de siembra (23%) respecto de los ciclos cortos, los que sólo redujeron el rendimiento en un 5,6% (gráfico). De esta manera, retrasar la fecha de siembra en los materiales de ciclo largo, no parece ser una estrategia adecuada en la región.”

Por otro lado, se observó variabilidad en las caídas del rendimiento entre materiales, dentro de cada ciclo, ante atrasos en las fechas de siembra.

Dentro de los cortos, BioINTA 1002 y ACA 801 fueron los materiales de mayor estabilidad ante retrasos en la fecha de siembra, mientras que Cronox y Baguette 13 cayeron 9 y 14%, respectivamente, cuando se comparó con la fecha temprana. Dentro de los ciclos largos, si bien la caída fue consistente en ambos materiales, BioINTA 3004 mostró mayor sensibilidad con un 30% menos de rinde y ACA 303 un 15%, respecto de la fecha de siembra temprana.

Es importante remarcar que en las fechas de siembra temprana los ciclos cortos rindieron cerca de 400 kg/ha más respecto de los largos. “La estrategia de utilizar ciclos cortos en fechas de inicios de junio (o fines de mayo) para esta zona (al menos para el set de materiales utilizados) sería exitosa con el objetivo de liberar el lote tempranamente para la implantación de la soja de segunda”. Si bien es importante considerar el riesgo de heladas, aun en un año frío como el de esta campaña, los materiales de ciclo corto no fueron afectados por heladas tardías avalando la estrategia del uso de estos materiales en siembras tempranas.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: