Publicidad Cerrar X

Aseguran que producción mundial de vinos creció fuertemente en 2013

Se trata del resultante de uvas cosechadas en otoño del año pasado en el Hemisferio Norte y en primavera del mismo año en el Hemisferio Sur.

Según datos de un informe reciente de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), la producción de vinos cosecha 2013 es considerada como media a fuerte. Se trata del resultante de uvas cosechadas en otoño de 2013 en el Hemisferio Norte y en primavera del mismo año en el Hemisferio Sur. Esto explica excedentes por una gran oferta frente a una demanda que está estable desde los últimos 5 años, según publicó Diario de Cuyo.

Tras el cese del programa comunitario de regulación del potencial de producción vitícola, durante el que la Unión Europea (UE) instauró la concesión de primas por el abandono definitivo del viñedo, el ritmo de reducción del viñedo en la UE se ha ralentizado de forma notable.

Entre 2011 y 2012, la superficie vitícola comunitaria disminuyó en 54 mil hectáreas y entre 2012 y 2013 el viñedo comunitario sólo se redujo de forma global en 19 mil hectáreas. La superficie vitícola total incluso creció en 5 mil hectáreas en España y se redujo en 6-7 mil hectáreas en los viñedos italianos, portugueses y franceses.

En 2013, la superficie del viñedo europeo era de 3.481.000 hectáreas, lo que supone un retroceso del 0,5% entre 2012 y 2013. El viñedo no europeo presentó un crecimiento ligero entre 2012 y 2013 (+19 mil hectáreas).

En China y Sudamérica (excepto en Brasil), la superficie vitícola total continúa aumentando: estas zonas representan los puntos más importantes de crecimiento de viñedos a nivel mundial (China tiene 600 mil hectáreas, Estados Unidos 408 mil, Turquía 504 mil, Argentina 224 mil, Chile 207 mil y Australia 158 mil hectáreas). Con 7.436.000 hectáreas, la superficie vitícola mundial total en 2013 permanece estable con respecto a 2012.

LA PRODUCCIÓN DE VINOS

La producción de la Unión Europea de vino en 2013 puede calificarse como media. Esta alcanzó, de hecho, un nivel de crecimiento notable con respecto a la producción de 2012, que fue muy débil (146 millones de hectolitros), y próximo a las producciones del período comprendido entre 2007 y 2009. La producción de 2013 (sin incluir los zumos y mostos) alcanzó los 162,2 millones de hectolitros, lo que supone un aumento del 11% con respecto a 2012.

Esta situación es el resultado de una serie de evoluciones bastante coherentes. En efecto, las evoluciones esperadas con respecto a la producción extremadamente baja de 2012, excepto para Alemania (8,3 millones de hectolitros 2013, lo que supone una reducción del -8% con respecto a 2012), son estables o positivas.

Cabe destacar el fortísimo aumento de la producción española, que registró un nuevo récord en cuanto a cosecha: 50,6 millones de hectolitros (incluidos los zumos y mostos). Dada esta situación, España no podría vinificar de forma excepcional 7,9 millones de hectolitros (frente a los 5 o 6 millones que no vinifica normalmente).

Habida cuenta de la producción italiana (sin incluir zumos y mostos), de casi 45 millones de hectolitros, y del débil crecimiento de la producción francesa en 2013 con respecto a 2012 (que podría considerarse también como muy débil: 42 millones en 2013 frente a los 41,1 de 2012), España es, con 42,7 millones de hectolitros vinificados en 2013, el segundo productor mundial de vinos por debajo de Italia.

También cabe destacar que, aunque no llegan a los niveles de producción que se alcanzaron a finales de la primera década del siglo XXI, las producciones húngaras y rumanas están progresando con respecto a las producciones extremadamente escasas de 2012 (respectivamente +47 y +29% con respecto a 2012).

En los principales países del Hemisferio Sur, Estados Unidos y China, el nivel de producción (sin contar los zumos y mostos) alcanzó en 2013 los 79,3 millones de hectolitros, lo que supone un aumento notable (de casi +8 %) con respecto a 2012. Esta evolución global es el reflejo de evoluciones contrastadas. Estados Unidos, con 22 millones de hectolitros sin incluir los zumos y mostos, registró una producción importante de vinos en 2013, especialmente en California: +7% con respecto a 2012.

En Sudamérica, mientras que Chile registró un nuevo récord de producción con 12,8 millones de hectolitros (+2% con respecto a 2012, récord anterior), Argentina inventarió en 2013 una producción de vino conforme a su potencial. La producción ’habitual’ de zumos y mostos es de 6,6 millones de hectolitros. Brasil registró un nuevo retroceso en 2013, con una producción de vino de 2,7 millones de hectolitros, una cifra muy cercana a la de la baja producción de 2009. En Sudáfrica, la producción de vino alcanzó un nivel muy elevado, con casi 11 millones de hectolitros (frente a los 10,6 de 2012: +4%).

La producción australiana continuó su recuperación y alcanzó los 12,5 millones de hectolitros (+1% con respecto a 2012) y la producción neozelandesa registró un nuevo récord al alcanzar en 2013 un aumento de 2,5 millones de hectolitros con respecto al récord anterior, que se fijó en 2011. Por último, cabe destacar la producción de China, que registró, con 11,7 millones de hectolitros, un decrecimiento de 2,1 millones con respecto al año anterior (-15%).

Tales evoluciones fijan la producción mundial de vino en 2013 en 276,6 millones de hectolitros, lo que supone un aumento de +21,8 millones con respecto a 2012.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: