Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Cae la faena, pero crece el peso promedio por animal

La faena de los primeros siete meses del año llegó a 8 M de cabezas, marcando una pequeña caída respecto de enero-julio de 2004. Además, la participación de hembras en el total se estabilizó en 43,9 por ciento.

04.10.2005
Infocampo
Infocampo

El último informe económico mensual de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (Ciccra) explicó que el mantenimiento del sacrificio de las hembras bovinas se manifestó en una “positiva contracción de 2,4 % con relación a enero-julio del año pasado”.

Por otra parte, el trabajo destacó que el cambio de composición que mostró la faena en lo que va de 2005 -con relación al ejercicio anterior- “se tradujo en un ascenso del peso promedio por animal, tanto en pie como en gancho”. Esta situación se vio fortalecida por la posibilidad de suplementar con maíz, a partir de la baja del precio del cereal. Entre enero y julio de este año, el peso promedio subió 4,6% con relación al período anterior, alcanzando un nivel de 217 kg en gancho.

×

Ciccra anticipó que en la segunda parte del año se esperarían bajas mayores en las comparaciones interanuales, “producto del elevado nivel que mostró la faena en el segundo semestre de 2004”.

Sin embargo, el informe advirtió que la reciente medida adoptada por la SAGPyA de restringir la faena de animales con peso inferior a los 170 kilogramos en gancho “provoque una venta anticipada de animales que están en corrales”.

Por otra parte, el trabajo destacó que al combinarse una caída de las cabezas faenadas (1,4%), con un aumento del peso promedio del animal en gancho, en los primeros siete meses del 2005, “los frigoríficos vacunos produjeron 3,2% más de carne que en enero-julio del 2004. La producción total fue de 1,754 M de t con hueso”.

Del lado de la demanda, las exportaciones de carnes vacunas argentinas siguen dominando la escena. De acuerdo con las estimaciones de Ciccra, en el primer semestre del año los frigoríficos argentinos embarcaron alrededor de 313.913 t res con hueso, por un valor de u$s 525 M FOB.

La presión de los compradores externos “hubiera pasado desapercibida” de no ser por la importante recomposición de la capacidad de compra de los argentinos y el consecuente recupero de sus costumbres alimentarias referidas a la carne vacuna.

Al no poder abastecer el crecimiento de ambas demandas (interna y externa), se produjeron aumentos en la hacienda en pie y en los cortes al minoreo.

En agosto, el precio promedio de la carne vacuna en Capital Federal y el conurbano bonaerense registró un alza de 0,8%, que se agregó a la suba de 0,5% del mes anterior.

Tags