Publicidad Cerrar X

Caso empresario

Berardo agropecuaria tiene 40 empleados. Hoy siembra 16 mil hectáreas. Toda la familia participa.

Berardo agropecuaria tiene 40 empleados. Hoy siembra 16 mil hectáreas. Toda la familia participa.
infocampo

1- Los comienzos y la hora de empezar de nuevo

A fines de los ´80, Rubén Berardo, luego de recibirse de ingeniero agrónomo, regresó a su pueblo natal (Urdinarrain, Entre Ríos) para crear una sociedad de hecho con su hermano y dos de sus primos. Comenzaron con 300 hectáreas propias y con el tiempo fueron expandiéndose por medio de alquileres y luego a través de asociaciones con otros empresarios agrícolas de la región.

2- Perseverar, cuando el tiempo no juega a favor

A fines de la década del ’90 sufrieron una sequía muy fuerte seguida por excesos de lluvias que prácticamente aniquilaron al cultivo de soja. Para salir adelante, tuvieron que ajustarse fuerte y trabajar duro. Pasaron momentos difíciles. Pero nunca bajaron los brazos. La empresa desde sus comienzos estuvo integrada por gente que tiene una capacidad extraordinaria para generar nuevos negocios.

3- El aporte de la inversión privada

Desde tiempo atrás, la empresa comenzó a recibir aportes de inversores para integrarlos a una suerte de fondo agrícola de corto plazo. Al finalizar la cosecha, se aplicó la rentabilidad del cultivo sobre la suma aportada por el inversor, quien recibe una determinada cantidad de granos de soja y cuenta con la opción -claro está- de que Berardo Agropecuaria comercialice la mercadería que le pertenece.

4 – Las decisiones son siempre de los tres accionistas

Los únicos que toman decisiones en la empresa y opinan sobre su manejo son los tres accionistas. Eso estuvo claro desde el principio entre los primos-socios.

Los demás familiares no intervienen en las decisiones empresariales.

Sin embargo, el contacto entre los socios es diario. Próximamente, la empresa dejará de ser una sociedad de hecho para pasar a ser una SRL.

5- La implementación de la siembra por compensación

En la campaña pasada, Rubén implementó un sistema de siembra por compensación con productores CREA de diversas regiones. De esta manera aportó capital para que empresarios de las zonas de Pehuajó, Lincoln, Tres Arroyos, Rosario y Córdoba produjeran para él casi 900 hectáreas, al tiempo que el productor entrerriano sembrará otras tantas hectáreas para esos empresarios. Este año, además inauguraron una planta de silos.

6- La expansión comercial es el nuevo objetivo

Hoy siguen teniendo sólo 300 hectáreas propias. Pero siembran alrededor de 16.000.

La firma cuenta con 40 empleados y con un gran parque de maquinarias. Rubén se encarga de la dirección general, mientras que sus primos Osvaldo y Jorge (57 y 54 años) manejan el parque de maquinaria de la firma. Una de las prioridades es crear nuevas unidades de negocios. Esto genera, obviamente, nuevas oportunidades laborales.

El ingreso de los jóvenes de la familia es vital y necesario

Rubén tiene un hijo varón de 4 años y dos nenas de 2 y 6 años. Jorge, por su parte, tiene dos hijos: uno de 20 años (futuro ingeniero agrónomo) y una adolescente de 16 años. Y Osvaldo tiene también dos hijos: Romina, de 24, y un varón de 20 que estudia sistemas. Recientemente, Romina se incorporó a la empresa en el área de administración. “Con mis primos establecimos que los familiares directos que quieran entrar a la empresa, ingresarán como empleados y si la empresa los necesita. Y al ingresar, cada uno deberá demostrar, en función de su capacidad y sus ganas, si merece estar en un puesto de mayor responsabilidad”, indica Rubén.

Una de las prioridades de la empresa familiar es crear nuevas unidades de negocios para promover el crecimiento de la firma. “La recientemente inaugurada planta de silos es un ejemplo ello, porque además de manejar nuestro grano nos va a permitir prestar servicios a terceros; lo mismo puede decirse de la pequeña flota de camiones que manejamos”, apunta Rubén Berardo.

“El crecimiento de la empresa nos brinda la posibilidad de incorporar familiares, que demuestren tener capacidades y ganas de desarrollarse en el puesto que se les ofrece; para esto deberán competir con los demás empleados de la empresa”, concluyó.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: