Publicidad Cerrar X

Desde el campo suenan algunas voces de reparo contra el blanqueo que impulsa Milei

Federación Agraria y la Mesa Agroalimentaria expresaron críticas contra el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI).

infocampo

La propuesta del Gobierno nacional de avanzar con un Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), una de las iniciativas que forman parte de la Ley Bases que se está debatiendo en el Senado y que no es más que un blanqueo de capitales, encontró críticas en entidades vinculadas al sector agropecuario.

Una de las voces más fuertes que planteó sus reparos fue la Federación Agraria Argentina (FAA), en un comunicado elaborado luego de la reunión de Consejo Directivo Central (CDC) que se llevó a cabo este jueves en Rosario.

En concreto, la FAA mostró su preocupación frente a este proyecto, porque considera que “favorecería contundentemente a la concentración en manos de grandes empresas extranjeras que en su mayoría son extractivistas, sin dejar condiciones para que la actividad sea sustentable en el tiempo”.

“Queremos que nos den los mismos incentivos a quienes preservamos el entramado social del interior del país, que hacemos federalismo real”, reclamaron desde la entidad que preside Carlos Achetoni.

carlos achetoni faa

Carlos Achetoni, presidente de la Federación Agraria Argentina

Y ampliaron la queja: “La peleamos 21 años para que nos saquen las retenciones, soportando ese pie encima, perdiendo gran cantidad de pequeños y medianos productores, y resulta que ahora se impulsan únicamente herramientas a medida de las grandes inversiones”.

Para la FAA, es una muestra de la falta de políticas para impulsar también a las economías regionales, que atraviesan una situación preocupante que hace peligrar su continuidad.

Las economías regionales, que son inversiones a largo plazo, están alicaídas y necesitan un estímulo concreto. El gobierno nacional debe darles las condiciones necesarias para impulsarlas y reactivarlas, porque gran parte de la solución a la falta de trabajo las pueden generar las economías regionales”, indicaron.


MÁS CRÍTICAS AL BLANQUEO

En tanto, la Mesa Agroalimentaria Argentina, una entidad que se define como “El campo que alimenta” y en contraposición a la Mesa de Enlace y el modelo agroindustrial extensivo, dijo que “repudia la posible aprobación del Régimen de Incentivo para grandes Inversiones (RIGI)”, porque “significará la entrega del país al extractivismo”.

A través de mensajes en las redes sociales, esta Mesa que representa a pequeños productores, en su mayoría agricultores familiares, campesinos e indígenas, cuestiona entre otras cosas que estas grandes inversiones (de más de U$S 200 millones) reciban beneficios tributarios, aduaneros y monetarios, sin que siquiera tengan la obligación de aquirir productos, servicios o mano de obra locales.


También apunta contra la posibilidad de acceder libremente a divisas y de que, a partir del tercer año del proyecto, no paguen derechos de exportación, dos beneficios que, además, por 30 años no se pueden ver afectados.

“En un claro incentivo para los grandes capitales petroleros, de la minería y la agroindustria, el RIGI condenará al país a una economía de enclave, sin desarrollo, con pobreza y exclusión”, resumió la Mesa Agroalimentaria.