Publicidad Cerrar X

El destete viene complicado

La sequía está afectando gravemente a la producción ganadera. Se espera que se produzcan 500.000 terneros menos, con bajas en el peso promedio de 20 kg. Los precios en los remates bajaron un 20%.

La sequía está afectando gravemente a la producción ganadera. Se espera que se produzcan 500.000 terneros menos, con bajas en el peso promedio de 20 kg. Los precios en los remates bajaron un 20%.
infocampo
Por Infocampo

La zafra de terneros en 2009 estará signada por la falta de agua, y si bien el porcentaje  de destete se ubicará sobre un 60%, según estimaciones de veterinarios, productores y consignatarios, la producción de terneros podría descender de 14,4 millones a 13,8 M, al igual que los pesos promedio de los animales y su valor en los remates feria.

Un punto destacado por todos los analistas consultados es que esta situación tendrá una gran repercusión en la zafra 2010.

En la zafra 2008, con un porcentaje de destete que alcanzó un promedio de 63%, el peso de los bovinos se ubicó entre los 170 y 190 kilos para la región pampeana, con precios que oscilaron entre los $3-3,20, mientras que en el norte del país los pesos se ubicaron entre 180-200 kilos, con precios que variaron entre $3,30-3,40.

Para esta zafra, los consignatarios consultados por Infocampo estimaron que los precios experimentarán un descenso de hasta $1 con respecto a la zafra anterior. En materia de peso promedios, se considera que podrán caer entre 10 y 20 kilos.

El Ing. Agr.Daniel Rearte, del INTA Balcarce, explicó que los efectos de la sequía en todo el país se percibirán en dos puntos: la caída de preñez, cuyos efectos se notarán sobre todo en el norte de Santa Fe.

En la cuenca del Salado, si bien el panorama se presenta complicado, los servicios de septiembre y octubre 2008 han mostrado buen porcentaje de preñez en el primer mes.

El panorama más difícil en esta zafra se visualiza en el norte de la provincia de Santa Fe, en donde la falta de agua originó problemas en partos y mayor índice de mortalidad.

El Ing. Agr. Gustavo Rosatti, del INTA Reconquista, estimó que, en esa zona, el destete disminuirá hasta un 20% con respecto a la zafra anterior, al igual que los índices de preñez, que podrían ubicarse entre un 45 y 50%.

Como punto de partida para la zacon más fuerza en la zafra 2010 y una menor producción de terneros, originada en el estrés hídrico y la mayor faena de terneras y vaquillonas.

El profesional explicó que esta situación se refleja en un menor número de vientres para este servicio, porque el entore de vaquillonas fue menor. ‘Para junio de 2009, la producción de terneros se ubicará por debajo de los 14 millones; todo indica que se han entorado algunas miles menos de vaquillonas’, señaló el profesional.

Según Rearte, las reducciones más visibles en los porcentajes de destete podrían ocurrir en NOA y NEA, sobre todo en el norte de Santa Fe. En la cuenca del Salado, si bien el panorama se presenta complicado, los servicios de septiembre y octubre 2008 han mostrado buen porcentaje de preñez en el primer mes.

El panorama más difícil en esta zafra se visualiza en el norte de la provincia de Santa Fe, en donde la falta de agua originó problemas en partos y mayor índice de mortalidad.

El Ing. Agr. Gustavo Rosatti, del INTA Reconquista, estimó que, en esa zona, el destete disminuirá hasta un 20% con respecto a la zafra anterior, al igual que los índices de preñez, que podrían ubicarse entre un 45 y 50%.

Como punto de partida para la zafra 2009, en el norte de Santa Fe, Rosatti señaló que con una producción de terneros estimada en 1,2 millón, en la actualidad esta cifra podría descender entre un 35-40%.

‘Habrá menor cantidad de terneros, que presentarán un estado corporal escaso. Esta cifra disminuirá por el traslado de hacienda a otras provincias y por muerte de los animales’, explicó. Según el Ministerio de Producción de esta provincia, la mortandad en este período asciende a 300.000 bovinos.

Con respecto a la zafra 2010, Rosatti señaló que cuando se realicen los tactos en marzo y abril se tendrá una referencia importante en su evolución. ‘Si bien es prematuro hablar de cifras para el próximo año, el destete será menor que la zafra 2009’, destacó.

En la cuenca del Salado, el médico veterinario Claudio Cabral señaló que los animales presentan un estado corporal regular. Por esta causa, los terneros se destetarán con menor peso, para aliviar la situación de las madres y, según explicó el profesional, muchos productores ganaderos han optado por destetar sus terneros en forma anticipada, o bien enviarlos a establecimientos de engorde.

La producción final de terneros se encuentra ligada a las lluvias de febrero y marzo. ‘Si la sequía se prolonga habrá un mayor número de destetes anticipados’, afirmó.

Cabral señaló que, en esta zafra, la merma se percibirá más en la calidad de los animales que en la cantidad. ‘Los efectos de la sequía se perciben en la baja oferta forrajera, en el estado corporal de los animales y la falta de preñez del servicio en curso’, afirmó.

Desde el Inta Cuenca del Salado señalaron que los rodeos de cría de esa región tuvieron, en líneas generales, una parición buena, concentrada en los meses de agosto y septiembre.

Uno de los déficit, según explicaron, fue el estado corporal de los bovinos, que en ese período fue inferior a lo observado en los últimos años. Si bien las precipitaciones en los meses de invierno fueron similares al promedio histórico, el aumento de carga por retención de vientres de refugio y terneros de invernada no permitió alcanzar el parto con un buen estado nutricional.

En el aspecto sanitario, desde la Cámara de Productos Veterinarios (Caprove) destacaron que no se presentan inconvenientes, y que la venta de medicamentos se lleva a cabo de acuerdo con los planes sanitarios.

Al igual que el resto de los analistas consultados, desde la cámara coincidieron que los mayores efectos de la sequía se verán en el norte de Santa Fe. Juan Carlos Aba, de Caprove, destacó que en esa zona se ven vacas sin preñez, y terneros que no pudieron sobrevivir porque las vacas se encontraban subalimentadas.

La comercialización también registra descensos con respecto a la zafra anterior. Gustavo Guarrochena, de la consignataria O´Farrell, señaló que en el NOA y NEA, los terneros con trazabilidad y estado corporal aceptable se venden entre los $2,60-2,80, mientras que en las zonas más castigadas por la falta de agua, los valores llegan a $2,20.

En cuenca del Salado, los precios disminuyeron hasta $0,50 con respecto al destete anterior. El especialista en remates Gustavo Mandagarán explicó que las ventas se mueven entre los $2,50-2,80. “Sólo se mueve la aguja si aparece la venta en plazos, de 30 a 60 días”, afirmó.

(Artículo publicado en la edición de hoy de Infocampo Semanario)

Seguí leyendo:

Temas relacionados: