Publicidad Cerrar X

El maní argentino tiene su oportunidad

Los buenos precios y la caída en los stocks de EE.UU. liberan destinos, incluso su propio mercado interno. No obstante, por costos, la superficie crecería sólo 5%. La baja producción de EE.UU. libera mercados, ¿podremos aprovecharlo?

Los buenos precios y la caída en los stocks de EE.UU. liberan destinos, incluso su propio mercado interno. No obstante, por costos, la superficie crecería sólo 5%. La baja producción de EE.UU. libera mercados, ¿podremos aprovecharlo?
infocampo
Por Infocampo

En términos de producción histórica, la de Estados Unidos va a ser de las peores que se recuerden, con una caída respecto de la campaña pasada de 4% respecto de 2006, año en el que ya habían tenido una caída. El dato es clave dado que el país del norte comparte con la Argentina la producción de maní de gran calidad. En este contexto, los exportadores locales podrían aprovechar los mercados que deja de abastecer EE.UU., incluso el mismo mercado interno norteamericano.

“Lo que ocurre con la producción norteamericana es decisivo para la Argentina”, destacó a Infocampo la titular de la Cámara Argentina de Maní, Beatriz Ackermann.

Para la Argentina, hay dos aristas auspiciosas de esta realidad: por un lado, con este nivel de producción de EE.UU. (que podría ser menor todavía), quedaría la demanda insatisfecha, por lo que sería posible aumentar las exportaciones al país del norte. Durante una época, la Argentina exportaba 50.000 t a EE.UU. Hasta 2003 logró una cuota de exportación de 40.000 t de maní y 3.650 de t de manteca de maní. Esta exportación se cumplió hasta 2003, cuando hubo un incremento de subsidios para producción manicera norteamericana, cayeron los precios y la Argentina no pudo ser más competitiva. Por otro lado, EE.UU. prácticamente no va a tener oferta exportable, por lo que toda la demanda que satisface EE.UU. pasaría a la Argentina.

El Usda estima que la producción norteamericana apenas alcanzaría 1,6 Mt de maní en caja. De confirmarse este resultado (la consultora Georgalos Peanut World cree que sería más baja porque se espera que varias hectáreas se pierdan por sequía en el sudeste), y considerando que su consumo doméstico ronda 1,7 Mt anuales, la participación del maní americano en el mercado internacional durante 2008 será escasa por segundo año consecutivo. En 2006, Estado Unidos exportó 177.000 t, en tanto que la Argentina despachó al exterior 409.000 t.

“El maní argentino se ha consolidado con calidad y sanidad al punto de que muchos de los países que producen maní compran a la Argentina para incluirlos en sus productos gourmet”, contó Ackermann.

En la Argentina, la siembra comienza en la segunda mitad de octubre, ajustado a las lluvias, y se cosecha en abril-junio. Extraoficialmente algunos primeros relevamientos de estimación de siembra no calculan un incremento sustancial en el área, que sería tan sólo de un 5%. Esta paradoja se da porque los altos costos de producción, casi u$s 800 por ha, porque es un cultivo difícil de producir que requiere destreza y conocimiento, y los arrendamientos son caros (420 dólares por hectárea para esta campaña; se pagan por adelantado). El año pasado eran de 320 dólares.

“Todos los años la producción argentina se vende en su totalidad, por lo que si lográramos cosechar más podríamos colocarlo seguramente, pero desafortunadamente, con los costos de producción que se manejan, es una realidad que los productores chicos quedan afuera de la producción, ya que la maquinaria de maní es específica y no es fácil entrar y salir de la misma”, opinó la dirigente.

El complejo de maní se concentra casi completamente en Córdoba y se constituye como una economía regional que exporta el 90% de su producción. Después de China, y antes de Estados Unidos, la Argentina es el segundo exportador mundial, siendo el primero en calidad.

Según datos de la Cámara del Maní, en la última década el sector manisero hizo inversiones por más de $80 M en tecnología de última generación.

En la Argentina se estima que hay menos de 1.000 productores maniseros y que la mayoría pertenece a familias que han hecho maní por generaciones. Por los altos costos del cultivo la mayoría de los colonos mantiene algún tipo de asociación con la industria, a través de convenios por los cuales la empresa financia los insumos. En este sentido, el 80% del maní lo siembran las empresas o cooperativas en relación con los productores.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: