Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

El país que no estamos mirando

Desde el Gobierno aseguran que el sector agropecuario está pasando por momentos de bonanza. Aquí, los ejemplos de los que se quedaron sin esta "serie" de beneficios.

27.08.2005
Infocampo
Infocampo

Desde el Ejecutivo, se suceden las medidas para que los precios de la canasta familiar no se escapen, en momentos en que se avecinan las elecciones legislativas. No está muy claro todavía si la política oficial es alentar las exportaciones, en particular de alimentos, o sostener los valores del mercado interno mediante la fijación de retenciones o acuerdos de precios.

Más allá de encontrar una respuesta, es evidente que existen subsectores del campo argentino que no encajan en este sistema. Sin ir más lejos, se pueden citar a los pequeños y medianos productores del Valle de Río Negro y Neuquén, que están intentando negociar con las empresas exportadoras el pago de más 2.200 operaciones de venta que a la fecha no han sido canceladas en su totalidad, en una campaña considerada como una de las peores de los últimos años.

×

Otra muestra la constituyen los 450 pequeños y medianos productores de limón de Tucumán, que ante los bajos precios que la industria les propone, están teniendo una sobreproducción que no puede ser derivada al mercado interno, con los consiguientes quebrantos.

Las industrias de la provincia iniciaron el año con abundante stocks y, si bien las exportaciones se colocaron aceptablemente en el exterior, no todo lo que brilla es oro, porque las retenciones (5%) determinan que el valor del dólar sea inferior, frente a los costos aumentados por los sueldos e insumos. También los productores hortícolas santafesinos están que trinan. A la difícil situación por la que está atravesando la comercialización de hortalizas frescas se le han sumado las inspecciones sistemáticas de UATRE-OSPRERA, las que al decir de los productores “no buscan solucionar el problema de los trabajadores sino aumentar sus ingresos”.

Y esto se repite en Entre Ríos, con la gran pérdida de fruta de exportación a manos del clima y que derivó en un mercado interno sobreabastecido, y en Santa Lucía, Corrientes, donde ya avizoran el mismo resultado negativo de la campaña pasada por las malas condiciones climáticas, los bajos precios y la falta de apoyo estatal.

Para estos productores la solución simplemente pasa porque el Estado se acuerde de ellos. Hoy no son rentables, no ocupan grandes titulares en los diarios, aunque generan producción y mano de obra. Pero, lamentablemente, forman parte del país que no miramos.

Horacio Esteban |

Especial para Infocampo

Tags