Publicidad Cerrar X

Estabilidad institucional en la Sagpya

Esto de por sí es un dato para celebrar, es independiente de lo que pueda ocurrir a partir de mañana mismo, y no significa juzgar la gestión del secretario Miguel Campos. Es para celebrar porque desde los tiempos de Felipe Solá, en ese cargo, no se lograba mantener la estabilidad institucional del área agrícola argentina.... Read more »

infocampo
Por Infocampo

Esto de por sí es un dato para celebrar, es independiente de lo que pueda ocurrir a partir de mañana mismo, y no significa juzgar la gestión del secretario Miguel Campos.

Es para celebrar porque desde los tiempos de Felipe Solá, en ese cargo, no se lograba mantener la estabilidad institucional del área agrícola argentina.

Los pasillos del primer piso del edificio de Agricultura, donde está el despacho del secretario, son muestra evidente de la falta de continuidad en la gestión, en el período agosto de 1998 a mayo de 2003.

En esos pasillos se cuelgan los retratos de los secretarios de Agricultura argentinos. A partir de Solá, se encuentran los de Gumersindo Alonso, Ricardo Novo, Antonio Berhongaray, Marcelo Regúnaga, Jesús Leguiza, Miguel Paulón, Rafael Delpech y Haroldo Lebed. Un secretario, en promedio, cada siete meses.

Esto no sólo se reflejó en la normativa interna, por ejemplo en las marchas y contramarchas en los criterios del reparto de la cuota Hilton, sino también en la imagen que la Argentina proyectaba hacia el exterior en el área agrícola. No sólo los interlocutores no llegaban a aprender el nombre de los funcionarios argentinos, que ya habían sido reemplazados, sino que directamente podían ser removidos cuando se encontraban de gira, como fue el caso del subsecretario Jorge Cazanave, durante la gestión De la Rúa, en medio de la crisis aftósica.

Por otra parte, la inestabilidad institucional se transmitía aguas abajo a toda la estructura de la cartera agrícola, con cambios de subsecretarios y funcionarios de menor rango.

Un logro de estos últimos tres años y medio ha sido recuperar esa previsibilidad institucional. A excepción del subsecretario Claudio Sabsay, reemplazado por Fernando Nebbia, el resto de la estructura se mantuvo sin cambios, y eso a pesar de los sucesos y operaciones en contra de los funcionarios.

De nuevo: esto no significa juzgar la gestión, que es harina de otro costal, sino rescatar un aspecto positivo paralelo como es el de la sustentabilidad institucional.

En lo práctico y para dar un solo ejemplo, esta sustentabilidad significó que los productores ganaderos hayan accedido a un porcentaje creciente de la cuota Hilton (el año que viene llegará a 10%), gracias a la continuidad normativa. Que el árbol no nos impida ver el bosque.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: