Publicidad Cerrar X

Importaciones: la soja paraguaya fue clave para sostener a la principal industria generadora de dólares

En febrero, las importaciones de poroto paraguayo crecieron un 116% interanual y permitieron mantener un nivel de crushing de 2,3 millones de toneladas en la molienda sojera, que el año pasado cerró con su peor registro histórico.

granos molienda
infocampo
Por Infocampo

En febrero, la molienda de soja comenzó a ratificar algunos signos de recuperación: de acuerdo al Monitor Agroindustrial elaborado por la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC) mejoró por tercer mes consecutivo el uso de la capacidad instalada.

De este modo, las aceiteras trabajaron a un 40% de sus posibilidades y la capacidad ociosa bajó del 64% al 60%.

Se trata de datos muy importantes, teniendo en cuenta que las exportaciones de harina y aceite de soja son las principales fuentes de dólares de la Argentina.

La importación de soja paraguaya fue clave, porque permitió mantener niveles razonables de crushing y evitar el cierre de plantas ante la falta de oferta de poroto, según manifestaron los exportadores.

De hecho, las compras de poroto a ese mercado durante febrero fueron de 1 millón del toneladas, un 116% superior en la comparativa interanual. 

Con estos antecedentes, en febrero se molieron 2,3 millones de toneladas, unas 200.000 toneladas más en comparación a enero de este año. 

PASADO Y PRESENTE DE LA MOLIENDA DE SOJA

Pero más allá de esta mejora, calificaron al 2023 “como el peor año en el volumen de molienda de soja”, con un acumulado de 27,1 millones de toneladas. Se trata del peor registro de la entidad y una caída de 11,3 millones de toneladas si se compara con el año previo, cuando se procesaron 38,4 millones de toneladas. 

“Sin el volumen importado de soja de Paraguay, el Índice de Utilización de Capacidad Instalada hubiera sido del 20% y la capacidad ociosa del 80%”, estimaron desde la entidad presidida por Gustavo Idígoras.

LAS EXPORTACIONES, CON RITMO DISPAR

En febrero, los despachos de poroto apenas acumularon 4.974 toneladas y en este punto, los exportadores consideraron que “la soja argentina es muy cara comparada con los precios de Brasil y Estados Unidos“.

En la vereda opuesta, la mejora en los volúmenes procesados de soja se reflejaron en un crecimiento de las exportaciones de harina, que en el segundo mes del año fueron de 1,54 millones de toneladas, casi el doble de los envíos de febrero 2023. En tanto, las exportaciones de aceite de soja pasaron de 171.000 toneladas en enero a 384.000 toneladas en febrero.

Con los principales granos a la cabeza, las exportaciones del agro crecieron 12% en febrero

Por su parte, el maíz logro mantener un importante volumen de exportaciones, con 1,9 millones de toneladas -similar a los despachos de enero-  mientras que las ventas de aceite de girasol registraron  21.840 toneladas, un 13,5% menos en comparación al mes previo. 

EN MARZO MEJORÓ EL INGRESO DE DIVISAS

En marzo, el complejo agroexportador liquidó U$S 1.501 millones. Esta cifra representó una suba del 22% en relación al mismo mes de marzo del año 2023.

Si el análisis se extiende al primer trimestre del año, el acumulado fue de U$S 4.522 millones, un 61% más en relación al enero-marzo del año pasado.

“El ingreso de divisas del mes de marzo es el resultado del nuevo régimen de dólar exportador vigente desde diciembre de 2023, de los magros precios internacionales y de los movimientos macroeconómicos del nuevo gobierno que impactan sobre las decisiones de venta de la oferta de granos”, señalaron desde Ciara CEC. 

En este sentido, también señalaron que los dólares generados por la agroindustria durante el tercer mes del año fueron impulsados por el comienzo de la cosecha del maíz temprano y la gran oferta de cereal disponible.

Temas relacionados: