Publicidad Cerrar X

La vitivinicultura quiere crecer

Ahora Argentina intenta trabajar unida para ganar mercados. Al menos, las estrategias se definen en una misma mesa y ya dan muestra de comenzar a gestarse en forma homogénea.

Ahora Argentina intenta trabajar unida para ganar mercados. Al menos, las estrategias se definen en una misma mesa y ya dan muestra de comenzar a gestarse en forma homogénea.
infocampo

Calidad, apoyo al pequeño productor y una agresiva búsqueda de mercados externos a la que intentan sumar a la Cancillería son los puntos del primer año de gestión de la entidad que los agrupa, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) que presentó su visión estratégica públicamente.

En diálogo con Infocampo, el gerente administrativo de Coviar, Guillermo García, explicó que en la mesa están “todos, grandes y chicos, productores, industriales, proveedores, fraccionadores, elaboradores; es una mesa tanto para el sector público como para el privado, y podemos anunciar que ya se han logrado consensos básicos que permiten ir desarrollando acciones”.

La vitivinicultura argentina alcanza anualmente 30 millones de quintales de uva, que permite ubicarnos como el quinto productor mundial de vinos, pero los 3.000 millones de hectolitros que exportamos sólo representan el 2,8% del volumen mundial. El objetivo de la creación de Coviar es llegar al año 2020 al 10%, lo que representaría ingresos por más de 2.000 millones de dólares. Hoy, nuestro país recibe 305 millones de dólares anualmente por esas ventas al exterior, mientras que el mercado interno genera 1.175 millones de dólares. Hay que considerar que el sector ha invertido desde 1990 hasta 2002 más de 1.100 millones de dólares, especialmente en tecnificación.

Coviar quiere instrumentar mecanismos para que los pequeños y medianos productores puedan acompañar este proceso, por lo que anuncia García que se apuntará a otorgarles herramientas para “innovación en ciencia y técnica y la búsqueda de financiamiento específicamente para pequeños productores y mecanismos de integración entre ellos”. Por cierto, en la Argentina, de las 1.200 bodegas existentes, el 95% son Pyme.

Pero Coviar reclamó al Gobierno Nacional que a través de Cancillería se prenda en la estrategia y no firmen acuerdos que dejan afuera al sector vitivinícola. “Le dijimos a Jorge Taiana que debemos mejorar la estrategia argentina en conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores para lograr nuevos y mejores acuerdos. El ejemplo que dimos es el mercado de Brasil. Simultáneamente que nosotros participábamos en una negociación con el sector privado, Brasil y la Argentina avanzaban en las cláusulas de los cupos automáticos. Y nosotros, a pesar de las amenazas que pesaban sobre el vino, avanzamos con el sector privado en estudios de mercado para ampliar el consumo de vino en Brasil. Es decir, cambiamos de estrategia: en lugar de ponernos a fijar cupos al vino argentino, vamos a ir juntos con el sector brasileño a tratar de ampliar el mercado del Brasil que tiene un espacio para crecer, si consideramos el consumo de dos litros per cápita por año”.

De la superficie implantada se saca el 94% de las uvas para vinificación, 4% es para mesa y 2% se destina a pasas. Pero la novedad de los mercados externos la ha dado últimamente el mosto y por ello ahora “se están haciendo estudios para que dentro de un programa se pueda integrar al productor al negocio del jugo concentrado de uvas, que ese tipo de modelos contemple mecanismos de asociatividad de largo plazo. Es decir, el productor no solamente tiene que saber qué variedades tiene que plantar para producir mosto, sino también con qué tipo de tecnología trabajar, qué relación debe tener con el concentrador o si va a ser productor de mosto sulfitado, pero a su vez buscar mecanismos que le permitan al productor, vía asociatividad, participar del negocio del jugo concentrado de uva”.

Por último, en la Coviar la preocupación actual pasa por los aportes, porque los gobiernos de las provincias productoras no acompañan en la medida de lo esperado: “Los fondos que tenemos, aportados por el sector privado, no nos alcanzan; necesitamos que el sector público nos acompañe con más fondos. Nosotros ya hemos recaudado desde el sector privado más de 9 millones de pesos, casi 10. Mientras que el sector público sólo ha hecho los siguientes aportes: dos millones Mendoza, un millón San Juan, y La Rioja 130.000 pesos. En realidad, la ley invita a las provincias a hacer un aporte equivalente al sector privado. Obviamente, no lo han hecho”.

Reclamos de los viñateros

Unos 800 productores vitivinícolas de San Juan marcharon hasta el centro de la capital provincial, para reclamar mejores precios para sus productos, y allí protagonizaron algunos forcejeos con la policía que les impidió el acceso con sus vehículos a la plaza céntrica de esta ciudad.

La uva para vinos de mesa se está comercializando actualmente entre 26 o 28 centavos el kilo, precio muy lejano a los 33 o 38 que estaban solicitando al Gobierno.

A principios de este mes, algunos mosteros pagaron 22 o 23 centavos el kilo de uva, pero estas operaciones bajaron el valor y marcaron tendencia en el mercado, disminuyendo el precio que recibían los productores vitivinícolas por sus uvas.

El gobierno provincial organizó algunas medidas para paliar esta situación, como la puesta en funcionamiento de líneas de crédito para el sector.

Cristian Pérez Barceló

Especial para Infocampo

Seguí leyendo:

Temas relacionados: