Publicidad Cerrar X

La zona franca La Plata atrae a la agroindustria

El caso más destacado es el de Oleaginosa de Huanguelén, que refina y envasa aceite de soja y tiene otra planta desactivadora del poroto.

El caso más destacado es el de Oleaginosa de Huanguelén, que refina y envasa aceite de soja y tiene otra planta desactivadora del poroto.
infocampo
Por Infocampo

A unos 60 km de Buenos Aires, en Ensenada, se encuentra la zona franca La Plata, un predio de unas 70 hectáreas, donde más de 10 empresas del sector agroindustrial optaron por utilizar sus servicios para sus operatorias comerciales o bien establecer su producción, aprovechando los beneficios impositivos que ofrecen estos espacios, previstos por la Ley 24.331.

Básicamente, una zona franca es una herramienta de comercio exterior. Se trata de un territorio aduanero en el cual se puede ingresar mercadería importada sin pagar ningún arancel, almacenarla por tiempo indeterminado o liberar su uso en forma fraccionada.

También se pueden establecer plantas para la transformación y elaboración de materias primas para luego exportarlas con valor agregado.

La mercadería sólo paga un arancel por gastos de nacionalización cuando sale de la zona franca.

Además, existen otras ventajas conexas como el uso servicios libres de impuestos como el gas, agua, telefonía y luz.

Tampoco se pagan sellos, ni ingresos brutos e impuesto inmobiliario. Para las empresas agroindustriales, el dato más relevante es que sólo se pagan retenciones (derechos de exportación) por las materias primas que ingresan a la zona franca y no sobre el proceso productivo.

“En 2005 el movimiento de ingreso y egreso de mercaderías fue por un valor de u$s800 millones, mientras que en 2007 llegó a u$s1.350 millones”, destacó Juan Pablo Justo, director de la zona franca. Según las estadísticas del concesionario, el movimiento de mercaderías vinculadas al agro representó el año pasado el 0,8% del total, pero remarcan que tiene un alto potencial de crecimiento por sus ventajas logísticas y de infraestructura.

Se invirtieron allí u$S50 millones, aportadas 50% por el concesionario y la otra mitad por los usuarios.

Actualmente, el predio tiene alrededor de 100 galpones en manos de 80 usuarios directos, es decir, que están emplazados allí, y 2.800 usuarios indirectos, que contratan los servicios.

La unidad media funcional es de unos 2.000 metros y la tarifa (valor pesificado desde 1992 y sujeto a probables actualizaciones) es de $1,80 el metro cuadrado por mes, que se paga al concesionario Buenos Aires Zona Franca La Plata SA.

Las principales actividades que realizan las empresas del agro son el almacenamiento de glifosato (en este momento hay alrededor de 4 galpones), déposito de maquinarias y  laboratorios. Pero el caso más destacado es el de una pyme como Oleaginosa de Huanguelén, que radicó su planta para refinar y envasar el aceite de soja para exportación (vende a Angola y Haití) y la producción de soja desactivada.

El ritmo de procesamiento es variable según la época del año, pero la planta desactivadora puede procesar hasta 80 toneladas/día. La soja desactivada es un componente importante en la formulación de alimentos balanceados por su excelente aporte proteico.

La Oleaginosa de Huanguelén tiene además una planta en Bolívar donde procesa soja y girasol. Anteriormente, la fábrica estaba ubicada en la localidad de Huanguelén, pero por razones logísticas fue relocalizada en 2005.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: