Publicidad Cerrar X

Las bodegas fraccionan vinos en el exterior para no perder a sus clientes

Para zanjar problemas cambiarios que afectan la estructura de costos y restan competitividad en segmentos de media y baja gama, exportan el vino a granel y lo envasan fuera del país.

La industria vitivinícola argentina encaró 2013 con el desafío de preservar los mercados ganados, más allá de las dificultades que presenta la economía.

Al respecto, los problemas cambiarios surgen como una de las mayores preocupaciones que enfrentan las bodegas y que afecta, particularmente, a las pequeñas y medianas empresas, según lo reveló Mario Giordano, gerente general de Wines of Argentina (Wofa), la entidad que fomenta la venta del vino nacional fronteras afuera.

Los problemas surgen como consecuencia de una relación con los precios, con los costos que afectan la evolución de una parte importante del comercio del vino. En el mundo, el precio promedio del vino que se consume y comercializa, la caja FOB de 12 botellas, está en el orden de entre 22 y 26 dólares. Hoy, la Argentina está posicionada en un precio promedio de u$s 40, por lo que en esa categoría no puede competir, dice Giordano, remarcando que se ha crecido mucho en segmentos premium y ultrapremium, que son los vinos más caros.

El especialista señaló que el problema empezó a finales de 2011, se prolongó en 2012 y si no hay algún cambio significativo se repetirá este año, y alertó que hay que cuidar el negocio, porque si uno no lo cuida, el de enfrente se lo lleva. Para hacerlo, reveló, que la Argentina creció en las exportaciones de vino a granel, pero no se le vende a un tercero. Se exporta y después se procesa en el exterior porque es mucho más económico. Así, se busca bajar costos.

Según publicó El Cronista, Giordano remarcó que, a diferencia de lo que ocurre con el procesamiento de la soja, en el caso del vino lo que se cambia es la residencia de la planta fraccionadora, en los segmentos en los que Argentina tiene que defender al cliente, y acotó que hay algunas bodegas que tienen más problemas porque no pueden defender a la clientela con este esquema de fraccionar en el exterior, ya que son más chicas y no tienen la logística que se necesita.

No obstante, remarcó que las exportaciones de vino argentino hoy alcanzan los u$s 1200 millones, cuando hace 20 años la Argentina exportaba u$s 11 millones y confió en que habrá un crecimiento este año”.

Con esa misión, Wofa organizó un seminario internacional en la ciudad de Mendoza, como parte del Argentina Wines Award, certamen que premió la tarea realizada por las diferentes bodegas del país (ver aparte). Allí, especialistas de China, Corea del Sur, India, Suiza, Inglaterra, España, Italia, México, Canadá, Estados Unidos y Brasil, realizaron un diagnóstico sobre el desarrollo vitivinícola en sus países y analizaron las oportunidades que se presentan para el vino argentino.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: