Publicidad Cerrar X

Los precios aún pican la miel

Como un castillo de arena que sucumbe ante la pleamar en una fracción de segundos, los apicultores, han perdido terreno ante los principales exportadores mundiales

Como un castillo de arena que sucumbe ante la pleamar en una fracción de segundos, los apicultores, han perdido terreno ante los principales exportadores mundiales
infocampo

Las ilusiones de miles de productores apícolas se desintegraron cuando Gran Bretaña dio la señal de alerta. A más de un año del episodio, aún hay incertidumbre.

Estas sustancias utilizadas contra agentes patógenos, se llevaron consigo gran parte de la rentabilidad de la actividad apícola.

“Tenemos una apicultura con tecnología de primer mundo y precios del tercero”, sintetizó a Infocampo el presidente de la Asociación de Productores Apícolas de la República Argentina (APARA), Daniel Lendaro.

“La situación de la apicultura está comprometida por la falta de compradores externos y la baja del precio”, enfatiza Carlos Benedetti, de Laborarotios Lavet, sancionado por el Senasa en febrero de 2004. “El problema de los precios con la historieta de los nitrofuranos fue armada para crear una barrera para-arancelaria”, denuncia Benedetti. Para resolver el entuerto, cree que hay que “hacer desaparecer el fantasma de que las mieles argentinas tienen problemas” y que impera que “se tomen decisiones más firmes a nivel institucional, gubernamental y particular”. Otra idea es incorporarle más valor a la miel que se exporta o hacer una miel monoflora con la que se podría ganar un 20 a 30% más.

Para Lendaro el tema nitrofuranos “se disfrazó como un problema sanitario cuando es un tema comercial” que tiene como trasfondo el reingreso de China al mercado.

Es tiempo de que toda la cadena apícola empiece a transitar por un mismo camino, para robustecer las paredes de un castillo que ha costado esfuerzo construir.

Los números hablan por sí solos

La Argentina es uno de los principales exportadores de miel del mundo. No obstante, la situación sanitaria diezmó a un sector que está muy atomizado. En el primer semestre de 2004, según datos de la Sagpya, los envíos disminuyeron un 41% en volumen y un 43% en valor. Se pasó de un precio de 0,7 centavos de pesos/dólares en 1999 a 6,6 pesos en septiembre de 2002 (U$S2,2 tomando una cotización promedio $/U$S de 3) cayendo, después de la aparición de los nitrofuranos, a 2,8 pesos (U$S 0,9) en 2004. Lo preocupante: el humor del mercado externo compromete la apicultura nacional.

Juan I. Martinez Dodda | jdodda@infobae.com

Seguí leyendo:

Temas relacionados: