Publicidad Cerrar X
| Infocampo, noticias del campo

“No hay diferencias entre el hombre y la mujer en el campo”

En General Acha, La Pampa, vive la productora Natalia Lema, que se dedica a múltiples tareas en el campo. En una charla con Infocampo, contó cómo es el rol femenino en el sector.

04.10.2016
Infocampo
Infocampo

Natalia Lema es una productora de General Acha, un pueblo de la provincia de La Pampa. Comenzó trabajando en desvasado natural para caballos y hoy se dedica también a la agricultura y al mantenimiento de diferentes espacios verdes en la zona. Con motivo de la apertura de la sección “Mujeres de Tierra Adentro”, Natalia dialogó con Infocampo y contó por qué, según ella, “en el campo se trabaja a la par”.

¿De qué se trata tu trabajo en el campo? ¿Hace cuánto te dedicás a tu actividad? 

A partir de mi trabajo en una huerta productiva y familiar desde hace ya tres años, me dedico a la tierra. A la siembra de estación, al trabajo en invernadero y a cielo abierto de verduras. También al cuidado y mantenimiento de jardines, frutales y rosales de particulares. Tengo un proyecto presentado en la municipalidad sobre producción hortícola y floricultura. Y la ambición es llegar a abastecer a toda la zona. Cuando llegue, comencé trabajando con animales, con caballos, aprendiendo a domarlos conociendo su naturaleza y sus necesidades. Hice durante seis años el trabajo de podología equina. En el campo se hace de todo.

¿Por qué elegiste General Acha para vivir y trabajar? 

Buscaba irme de la ciudad, buscaba sin saber que buscaba mi lugar en el mundo. Recibí la invitación un verano a este pueblo de vacaciones y supe que ese era el estilo de vida que estaba buscando. No sabía a qué me iba a dedicar, no sabía de qué podía trabajar, pero sabía que no quería estar más en una oficina todo el día. Que quería naturaleza, tranquilidad y hacer algo que cada mañana me dieran ganas de ir a trabajar. De ese verano a venirme a vivir pasaron dos años. Comenzaba el proceso.

Con tu historia inauguramos la sección “Mujeres de Tierra Adentro”. ¿Te sentís una mujer de campo? ¿Cómo analizás el rol de la mujer en el sector agropecuario?

Me siento una mujer de pueblo, de la tierra, del viento. No considero haya diferencias entre el hombre y la mujer en la vida en el campo. Cada uno tiene su rol y no es específico. Tanto un hombre como una mujer pueden encerrar animales, trabajar la tierra, manejar un tractor, poner un poste, darle de comer a las gallinas, o ir a la despensa a comprar galletas de campo. Solo hay que saber que lo podes hacer. Nada te lo impide. Solo tu propio prejuicio. Por eso no analizo el rol de la mujer. Porque en el campo se trabaja a la par.

¿Hay más mujeres que desarrollen trabajo de campo en la zona? ¿Se acompañan entre ustedes?

Desde hace un año pertenezco a un grupo de productores horticultores organizado por INTA y ministerio de agricultura, ganadería y pesca que se llama CAMBIO RURAL, donde hay muchas mujeres, pero en realidad el género no te limita. Ser hombre o mujer es lo mismo. Son proyectos familiares, donde hay padres, madres, hijos , hijas. No siento que exista esa diferencia. 

¿Reciben algún tipo de apoyo por parte del Gobierno? 

INTA acompaña a proyectos como el mío y ayuda con asesoramientos técnicos. Te facilita las máquinas para trabajar la tierra. El municipio me ayudó con el proyecto económicamente. Como un micro emprendimiento.

¿Se promueve la actividad para la mujer en el campo, con charlas, cursos o actividades? ¿Participás de alguno de ellos?

Se promueven actividades, capacitaciones y se facilita material y maquinarias. Aunque no es específicamente para mujeres. Son abiertas. Por ejemplo cursos o jornadas de elaboración de conservas, o capacitación sobre poda y cuidado de frutales, o como armar un invernadero… pero no es “para mujeres”.

¿Qué cosas le faltan a la zona para poder crecer? ¿Hay reclamos?

Educación y ganas. Considero que se perdió eso de trabajar tu propia tierra y aprender el valor de las cosas.

¿Notaste cambios este año luego de que se quitaran las retenciones a los cultivos y economías regionales, como un repunte del trabajo?

No estaba informada sobre la quita de retenciones pero esta zona tiene mucho por explotar, porque tenemos un buen clima, agua, tierra y hay una movida hace unos años por recuperar las huertas que había hace cuarenta años atrás. Cuando existía esto del trabajo en familia y el valor del trabajo. 

¿Cómo es un día en tu vida en el campo?

Nunca se muy bien cómo será el día completo, pero arranco temprano porque disfruto la mañana y el primer mate del día es el más importante. Luego se sale a ver qué es lo primero que hay que hacer, controlar que esté todo bien, que no se haya roto ninguna canilla por las heladas. Ver si se afectó algún cultivo en la noche. Por lo general, el día de trabajo se planifica la noche anterior, ya te acostás sabiendo que “mañana tenés que”… Lo lindo es que tenés mucho para hacer y podes administrarte el día, dejar para mañana lo que faltó hoy. El tiempo corre más lento y los días son mas agradables que en una oficina.

¿Volverías alguna vez a la ciudad?

De visita. Y cada tanto rezo para que este pueblo no se haga ciudad.

 

Conocé el trabajo de Natalia en esta galería de imágenes:

 

<iframe src=”http://albumizr.com/a/eDQ” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowfullscreen width=”700″ height=”400″></iframe>

 

Por Marina Friedlander

Tags