Publicidad Cerrar X

Nuevas medidas para los ingenios

Les dan un plazo de un año, por ley, para que instalen filtros que reduzcan la contaminación ambiental que provoca la quema de bagazo

Les dan un plazo de un año, por ley, para que instalen filtros que reduzcan la contaminación ambiental que provoca la quema de bagazo
infocampo

La Legislatura de Tucumán sancionó la ley que obliga a los ingenios azucareros de la provincia a instalar y poner efectivamente en funcionamiento, en el plazo de un año, dispositivos que prevengan la contaminación atmosférica.

La norma, que ahora sólo falta que el Poder Ejecutivo local la promulgue, viene a poner un poco de orden en materia ambiental en la provincia, en particular con la actividad que despliegan las fábricas azucareras que son el blanco de las fuertes críticas lanzadas por los distintos estamentos de la sociedad tucumana.

La contaminación, en el caso de los ingenios, tiene dos orígenes. Por un lado, por la quema de bagazo que algunas fábricas utilizan como combustible. Y, por otro lado, por los desechos industriales -producto de la transformación de la caña de azúcar en azúcar- que esas fábricas arrojan a los cursos de agua.

Pero no sólo contaminan los ingenios, también lo hacen los productores cañeros cuando queman sus cañaverales para ahorrarse el costo de pagar la limpieza de la caña antes de cortarla y cosecharla.

Pero esta quema no sólo contamina el ambiente sino que en muchos casos el procedimiento se realiza bajo líneas de electricidad de alta tensión, generando cortes en el suministro que, en algunas ocasiones, interrumpieron el suministro en todo el Noroeste Argentino (NOA).

Será la Dirección de Medio Ambiente de la provincia, en su carácter de organismo de aplicación, la que controlará el cumplimiento de lo dispuesto por la ley. Justamente, el ente realizó inspecciones a algunos ingenios, sin que hayan trascendido los resultados de esas verificaciones. La norma también dispone la aplicación de sanciones, que serán graduales y podrán ser: apercibimiento, multa y clausura, en caso de reincidencia.

En diálogo con Infocampo, el legislador y médico Alejandro Sangenis dijo que era necesario pasar a la acción y empezar a ordenar la problemática del medio ambiente en Tucumán.

Respecto de la caña de azúcar, el presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Legislatura provincial explicó lo siguiente: “La OMS establece un límite de hasta tres veces el nivel de contaminación permitida en los casos de exposición por largo tiempo”.

“En Tucumán, en zonas como Aguilares, Trinidad y Banda del Río Salí, linderas con ingenios azucareros, ese nivel alcanza hasta trece veces el valor permitido”, indicó.

“Por eso -agregó- esta ley era muy reclamada por los habitantes del interior. Hace doce años que no se hace nada en Tucumán en materia de disminución de contaminación ambiental. Los empresarios e industriales hablan de producción limpia y de cosas similares, pero hasta ahora no hicieron nada en concreto para reducir los daños que provocan”, denunció.

Entre sus fundamentos, Sangenis hizo suyas las pautas que establece la Ley de Medio Ambiente 6.253, que en uno de sus capítulos dice que queda prohibido realizar volcamientos de efluentes contaminantes a las masas superficiales y subterráneas de agua, descargas, inyección e infiltración de efluentes contaminantes a los suelos, o emisiones o descargas de efluentes contaminantes a la atmósfera, que produzcan o pudieran producir una degradación irreversible, corregible o incipiente, que afecte en forma directa o indirecta la calidad y equilibrio de los ecosistemas.

Por otra parte, Sangenis anunció que el próximo plazo que darán en la comisión parlamentaria que preside será “atacar la contaminación que producen los ingenios azucareros con la vinaza que arrojan a los ríos”.

La vinaza es un producto líquido que resulta del proceso de fabricación de azúcar y que, por lo general, la mayoría de los ingenios tucumanos arroja a los ríos y hasta acequias, contaminando y prácticamente destruyendo la flora y la fauna que habita en esos cursos de agua.

Por Daniel Vaca

Corresponsal de Infocampo en Tucumán

Seguí leyendo:

Temas relacionados: