Publicidad Cerrar X

Ovoprot: Un negocio redondo de agregar valor y exportar

El huevo procesado se comercializa en forma líquida o en polvo. La industrialización se realiza con huevos de no más de dos días de postura que son roturados mecánicamente.

El huevo procesado se comercializa en forma líquida o en polvo. La industrialización se realiza con huevos de no más de dos días de postura que son roturados mecánicamente.
infocampo

La yema y la clara pueden ser filtradas por separado o se conserva la totalidad del huevo líquido; estas tres variantes son filtradas y pasteurizadas para luego ser comercializadas en su forma líquida o deshidratada por sistema spray.

La tonelada de huevo industrializado ronda los 2.521 u$s/t, la clara 4.943 u$S/t y la yema 3.282 u$s/t. Los líquidos se comercializan a granel, en contenedores de 1.000 kg o baldes de 20 kg; los deshidratados, en bolsas de nylon de 20 kg.

Este negocio lleva tres décadas en la Argentina, y la empresa Ovoprot en los últimos cinco años, gracias a la devaluación, se posicionó como la primera industrializadora y exportadora del país captando el 50% del negocio y exportando el 82% de su producción. Compra por mes 90.000 cajones a más de 300 granjas. Cada cajón vale $48,60 y contiene 360 huevos. La firma de capitales austríacos se instaló en la Argentina en el 2002, cuando concretó su asociación con las familias locales Perea y Abreu. Entonces pasó de ser un trader, que exportaba huevos procesados desde Brasil a Europa, a iniciar la producción a nivel local.

Ovoprot vuelca la producción de huevo líquido y pasteurizado al mercado local y el deshidratado a Europa occidental, Asia y Sudamérica.

Tiene más de 130 empleados y tres plantas en funcionamiento: una en Pilar, otra en San Andrés de Giles (Buenos Aires) y la última en la localidad de Sauce Viejo (Santa Fe). La planta de Pilar, que alquilaban desde 2002, la compraron a mediados de 2005 en un remate por $4 millones. En 2006 inauguraron el establecimiento ubicado en el parque industrial de Sauce Viejo, a 30 km de la ciudad de Santa Fe, en el que desembolsaron $2 millones. Con esta inversión lograron aumentar en un 30% su capacidad de producción, que pasó de las 18.000 toneladas por mes a las 23.400. Esta última operación demoró la puesta en marcha de una nueva planta que están construyendo en San Luis, con una inversión de $6 millones. Para financiar esta iniciativa, emitieron Obligaciones Negociables en la Bolsa porteña a dos años hasta $5 millones; en la primera serie colocaron $2,7 millones. Este año las acciones de la empresa comenzarían a cotizar en la Bolsa porteña, en el panel Pyme, con la apertura de capital. Fuentes de la Bolsa indicaron que la oferta inicial sería del 20% para lograr posicionamiento y mejor acceso al crédito en entidades financieras.

En sólo dos años, las ventas de la empresa crecieron un 51%; pasó de facturar $21.638.000 en 2004, a $32.634.000 en 2006.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: