Publicidad Cerrar X

Política de reembolsos costará más este año

Cuando en enero de 2007 la por entonces ministra de Economía Felisa Miceli puso en marcha del sistema de compensaciones para la agroindustria (ante la suba de los granos), la estimación anual del costo de esta política rondaba los $1.500 millones, de los cuales unos $1.200 millones iban a venir del aumento de 4 puntos... Read more »

infocampo

Cuando en enero de 2007 la por entonces ministra de Economía Felisa Miceli puso en marcha del sistema de compensaciones para la agroindustria (ante la suba de los granos), la estimación anual del costo de esta política rondaba los $1.500 millones, de los cuales unos $1.200 millones iban a venir del aumento de 4 puntos porcentuales a las retenciones de la soja y otros $300 millones del Tesoro Nacional.

A poco más de un año de implementado el sistema, esa meta de gasto está a punto de cumplirse. Las compensaciones llevan casi $1.400 millones, cubriendo un período que prácticamente abarca todo 2007.

Pero ahora el ministro Lousteau tiene que realizar una nueva evaluación respecto de cuánto le costará mantener el sistema de reembolsos durante el corriente año.

En el ínterin el sistema se ha ido encareciendo por varias razones:

a) Se incorporaron actividades que en un principio no estaban contempladas, por caso la industria láctea. Sólo por el período febrerooctubre demandó un costo de $315 millones.

b) Aumentó el valor de los granos, con lo cual se eleva la necesidad de fondos para reembolsar una misma cantidad de materias primas.

c) Se mejoraron las compensaciones. Un buen ejemplo de ello fue la incorporación de la soja en el reembolso a los feedloteros.

d) A medida que se demostraba que el sistema funcionaba más empresas se interesaron por participar.

En definitiva, todos estos factores juntos están aumentando sustancialmente el costo de esta política.

Algunos números son elocuentes. Por los meses de marzo, abril o mayo, los feedlots recibían entre $3 y 4 millones promedio. En septiembre y octubre, luego de la incorporación de la soja, las compensaciones se ubicaron por encima de los $12 millones.

En tanto, en enero de 2007, el aceite de girasol cotizaba a unos 1.500 $/t contra el denominado “precio de abastecimiento” fijado en 1.187 $/t. Por tanto, el Estado debía devolver a los refinadores $313 por tonelada.

Un año después, en enero de 2008, el aceite cotizaba a 3.180 $/t. Como el precio de abastecimiento no varió, la devolución a los industriales por cada tonelada procesada saltó a casi $2.000.

Otro ejemplo: a medida que el precio del trigo subía (durante 2007) los molinos comenzaron a ingresar masivamente al sistema de compensaciones.

Así, del $1,1 millón que la industria recibió por la molienda de enero y febrero de 2007, saltó a un promedio $75 millones mensuales en el trimestre septiembre, octubre, noviembre.

El ministerio de Economía tiene que tomar nota de estos números. Hoy, se estima que la política de reembolsos tendría un costo en torno de los $4.000 millones anuales bajo las actuales condiciones.

Por ejemplo, sólo la molinería procesando 4 millones de toneladas de trigo para el consumo interno (la exportación está excluida), a una compensación promedio de 250 $/t, estaría demandando $1.000 millones.

Posiblemente otros $440 millones demande la industria aceitera de mantenerse estos precios. Y si se decide mantener la compensación a la industria láctea de 20 centavos por litro, pueden haber no menos de otros $450 millones (en función de cuántas empresas ingresen al sistema). Frente a estos números, Economía deberá decidir qué hacer.

La opción básica es asumir el costo de esta política. Preocupa, entonces, de dónde provendrán los recursos. La otra opción es subir el precio de abastecimiento, permitiendo a cambio a la industria un ajuste en los precios de los productos. Por ahora nada hay en concreto.

Javier Preciado Patiño

Seguí leyendo:

Temas relacionados: