Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Preocupa el consumo de chacinados ilegales en el país

La Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (CAICHA) anunció en Infocampo TV que iniciará una campaña de concientización a través de la prensa para alertar a los consumidores.

19.10.2005
Infocampo
Infocampo

“Es un problema antiguo de la industria que no tiene solución. Es más, está creciendo por la venta mediante Internet y delivery de estos productos, incluso participan de ferias de alimentación en Buenos Aires. Nosotros hemos adquirido estos productos, llevándonos la sorpresa de que no entregan la factura y el producto viene sin rótulo que requiere el Código Alimentario Argentino”, así manifestó su preocupación Martín de Gyndelfeld, representante de la Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (CAICHA) por la creciente oferta de chacinados que no cumplen los requisitos sanitarios que se le exige a la industrial formal.

×

“Esto es para acompañar una creencia popular, que supone que lo casero es mejor que lo industrial. Esto hay que desmitificarlo. Esto hay que aclararlo, estos productos pueden estar sanos, pero nadie me garantiza que lo están. El Código Alimentario Argentino es muy clarito cuando dice que el rotulado tiene que ser identificado. Tenemos que saber quién lo elaboró, qué inspección sanitaria tuvo, cuál es el registro de establecimiento y registro de producto”, advirtió Gyndelfeld y agregó que el consumidor debe empezar a conocer un poco más otros datos como la composición nutricional, ingredientes, aditivos y fecha de vencimiento.

La Cámara va a llevar adelante una campaña de concientización al consumidor

mediante la prensa y, fundamentalmente, a través de programas televisivos. Gyndelfeld expresó que hicieron denuncias, sin lograr mucho alcance; por lo tanto, quieren llegar en forma directa al consumidor.

¿Cómo logran estos productos evadir los controles sanitarios?

“La triquinosis es algo que se combate en el alimento, no en el ser humano cuando se contagia. Todo cerdo que pasa por una faena normal, si tiene triquinosis es detectada y si la carne está sin triquinosis va a la industria. Estos alimentos caseros que no tienen rótulo, seguramente vienen de faenas clandestinas. Cuando uno quiere evadir comercialmente, evade también el control sanitario. Esto es así. Todavía continúa la crianza traspatio de cerdos. Estos productores no tienen cómo blanquear su situación, dependen de un comprador, que se llama acopiador en nuestro país. Esta persona blanquea esta compra. Pero estos animales no sabemos cómo fueron criados, dónde van a ser faenados y a dónde va esa carne. Hace muy poco se detectó un foco de triquinosis por una venta en Del Carrill y los viajantes que compraron se enfermaron.”

Asimismo, la Cámara también está trabajando en la actualización del Código Alimentario Argentino, en la definición de jamón crudo, jamón cocido, salchichas tipo viena y también en el establecimiento de parámetros estándares “para que los argentinos comamos el mismo fiambre que pensamos exportar próximamente”.

Consultado sobre el brote de aftosa en Brasil y su impacto para la Argentina, Gyndelfeld respondió que la carne que la industria necesita para completar sus requerimientos viene de Santa Catalina, un estado libre de fiebre aftosa del país vecino. Según destacó, se trata de una región que se controla como si fuese un país aparte dentro del mismo Brasil. “Así salen carnes libres de estas enfermedades. Consideramos que de este estado no sería inconveniente continuar con las importaciones que la industria necesita. No obstante, el Senasa como forma precautoria cerró todo. Pero hay camiones parados, esto va a causar problemas, desabastecimiento de fiambre y corridas de precios”, finalizó.

Tags