Publicidad Cerrar X

"La industria del maní invirtió u$s80 M"

La especialista del sector habló de las perspectivas de este negocio que logró posicionar a la Argentina como segundo exportador mundial en más de 50 países. Producción e industria integradas, las razones del éxito.

La especialista del sector habló de las perspectivas de este negocio que logró posicionar a la Argentina como segundo exportador mundial en más de 50 países. Producción e industria integradas, las razones del éxito.
infocampo
Por Infocampo

Beatriz Ackermann es directora ejecutiva de la Cámara Argentina del Maní, organismo que nuclea a las principales empresas vinculadas con este negocio, que en el último año representó un aporte al país de unos de u$s400 millones y con exportaciones que llegan a más de 50 países.

En los últimos años el comercio exterior logró afianzarse más allá de los mercados tradicionales, como la Unión Europea, y llegar a destinos como Argelia, Bielorrusia, Tailandia, Croacia, Macedonia, China, y este año se sumó India a la cartera de clientes. Hoy la Argentina exporta el 90% de su producción y ocupa el segundo lugar como proveedor mundial. El crecimiento del sector (en la última cosecha argentina la superficie aumentó 24% y el volumen cosechado 67%) está atrayendo nuevas inversiones, motivadas también por los altos precios internacionales.

-¿Qué nuevas inversiones están desembarcando en el sector?

-En nuestro sector la mayoría de las empresas son pymes argentinas, pero también hay compañías de capitales extranjeros (México, EE.UU., Holanda). Hace un año aproximadamente vino una importante firma de India que está construyendo su planta procesadora en una localidad del sur de la provincia. Entre las fábricas de maquinaria, algunas trabajan con licencias americanas y otras vienen de Brasil a fabricar maquinaria en nuestra región. En la última década, la industria hizo inversiones por más de u$s80 millones en tecnología de punta. Hoy las fábricas de maní confitería del país son las más modernas y eficientes del mundo.

-¿Cuántos productores y cuántas industrias se estiman que trabajan hoy con este cultivo?

-En la producción primaria, los costos son tan enormes que la mayoría de los agricultores mantiene algún tipo de asociación con la industria; el 80% de la siembra de maní en nuestro país se hace bajo convenios asociativos. En la Argentina actualmente debe haber entre 800 y 1.000 productores maniseros (ultraprofesionalizados y expertos en el cultivo, vienen trabajando desde hace tres generaciones atrás); la industria cuenta aproximadamente con 25 empresas, algunas de ellas con varias fábricas distribuidas en la zona manisera; y la mayoría de las compañías cuenta con su propia estructura de comercio exterior. Un dato curioso del sector es que muchas de las empresas industriales y exportadoras más exitosas son propiedad de productores que incursionaron en la etapa industrial: son agricultores devenidos industriales, y han cumplido este camino con gran visión y sabiduría.

-¿Cómo está la demanda internacional y los precios?

-Está firme, y los precios de las distintas manufacturas que exporta el complejo están en niveles históricamente altos. La Argentina está capitalizando los enormes esfuerzos realizados durante 20 años en moderna tecnología, en investigación científica y en acciones de márketing. Hoy nadie duda que el maní argentino es el mejor y más sano del mundo, cultivado e industrializado a medida de las especificaciones de la legislación alimentaria más rigurosa. La Argentina logró posicionarse como el segundo exportador mundial y el primer proveedor de este producto para la Unión Europea y está avanzando sobre una gran diversidad de mercados no tradicionales. El dato más sobresaliente de este fenómeno: los países productores de maní compran maní argentino: China, EE.UU., Brasil, Sudáfrica, Australia y México, entre otros.

-¿Cuáles son las principales limitantes para el desarrollo del cultivo?

-Los altos precios de los arrendamientos son la principal limitante para una más provechosa expansión de esta economía regional. Es una lástima, pues si la Argentina produjera un millón de toneladas, las vendería sin problemas, pero el costo de la tierra está determinado por la demanda para la soja, no para el maní.

-Córdoba es el epicentro de la producción. ¿Hacia qué otras provincias podría expandirse y cuál es el potencial?

-Sólo la región centro-sur de Córdoba y algunas pequeñas zonas en San Luis, Salta y La Pampa tienen la combinación necesaria de clima y suelos para el cultivo del maní. Según un estudio del INTA en Córdoba hay 2 millones de hectáreas aptas para este cultivo. En la producción primaria de maní en la Argentina se aplican Buenas Prácticas Agrícolas en forma rigurosa y es un ejemplo en cuanto a preservación del medio ambiente y cuidado de los suelos. A punto tal, que es el primer sector del país que tiene en marcha un Programa de Monitoreo de Uso y Residuos de Plaguicidas y donde todos los eslabones de la cadena se rigen por las reglamentaciones europeas de seguridad alimentaria.

-¿Cómo evalúa la investigación en biotecnología?

-El cluster manisero argentino es uno de los sectores que más invierten en investigación científica. En 1998 creamos la Fundación Maní Argentino, íntegramente financiada por las empresas de la CAM, para canalizar toda el área de ciencia y tecnología; pero desde antes de los 90 el sector desarrolló diversos estudios. El trabajo de la FMA sigue adelante cada año con nuevos programas y otros proyectos que llevan ciclo de más de 10 años. Trabajamos con las universidades de Córdoba y de Río Cuarto, el Inta, el Ceprocor y otros centros públicos y privados de investigación.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: