Publicidad Cerrar X

"Se vienen tiempos difíciles y el campo tiene que permanecer unido"

Mario Llambías insistió en la importancia de que la gente vinculada a la actividad rural se comprometa con la acción política, en el orden local o nacional.

Mario Llambías insistió en la importancia de que la gente vinculada a la actividad rural se comprometa con la acción política, en el orden local o nacional.
infocampo
Por Infocampo

Productor rural en Gral. Belgrano y Gral. Villegas, el reelecto presidente de Confederaciones Rurales
Argentinas reconoció a Infocampo que hoy las entidades de la producción no están mostrando una imagen de unidad, pero que eso es fundamental para enfrentar los tiempos que se avecinan.

Sin embargo, Llambías evitó echar más leña al fuego en la relación con el flamante gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, con declaraciones explosivas.

-¿Qué saldo les deja 2007?
-Fue un año muy complicado, donde las entidades realizamos reclamos de todo tipo. Hay preocupación porque vemos que los valores de intercambio de los productores se deterioran por dos razones: el aumento de las retenciones y restricciones como las referidas a limitaciones de exportación o la presión sobre los precios de los productos en el mercado interno, o los llamados a los frigoríficos para que no paguen más de determinado precio por la hacienda. Eso crea un traspaso de renta, difícil de predecir hacia dónde va, que lo está pagando el sector productivo. A todo esto se le suma la suba de los insumos, que pueden ser justificados o no, pero que terminan afectando la rentabilidad.

-¿Cómo definiría a la acción gremial hoy?
-Siempre nos tocó hablar con funcionarios que tenían algún grado de análisis y podían reconocer sus errores. Me da la impresión que durante el período de Néstor Kirchner, el único responsable era él y por tanto no había fusibles en el medio. Me parece que esto fue un tema muy preocupante, porque al no habe posibilidad de marcha atrás en medidas a veces bastante equivocadas, lo que se hacía era aumentar la política. No tanto desde el punto de vista económico sino por la posibilidad a futuro, es una
gran lástima que esto haya ocurrido.

-En algún momento se percibía a las cuatro entidades más juntas y ahora parecen como yendo por separado. Insisto, es una percepción.
-A nivel de presidentes estamos en contacto y buscando acuerdos permanentemente. Coincidimos siempre en la defensa de los derechos del productor agropecuario y sus posibilidades de crecer en esta sociedad. Pero hay estrategias distintas y vos las marcás; hay estrategias comunicacionales que nos separan. Hay temas que unos plantean de una forma y otros de otra, pero donde igual coincidimos. Sin embargo desde el punto de vista de la comunicación no estamos dando un mensaje de unidad. La apreciación es correcta.

-Este año hubo un mensaje muy duro, al menos desde una parte del ruralismo.
-Nosotros creemos que en ganadería la que más sufrió fue la región central del país, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, La Pampa, Buenos Aires. Los otros están buscando la forma de crecer. Hay empresas con bastante capital, que pueden vender bien una vaquillona o un novillo, pero la región central, incluso impulsada por la mejor rentabilidad de la agricultura, tuvo una crisis importante. Esto hace que Carsfe (Santa Fe), Cartez (Córdoba y San Luis), Carbap (Buenos Aires y La Pampa) tengan un mensaje bastante más duro que otras confederaciones.

-La salida de este semanario coincide con la llamada a una protesta en Luján, organizada por Carbap. ¿Qué opina como presidente de CRA?
-Nos preguntan por qué CRA apoya una misa, si no creemos que hay otra solución. Y lo que decimos es que a la luz de los gobiernos que ha tenido la Argentina de muchos años a esta parte hubiera sido bueno que rezáramos todos los días porque nos hubiera ido un poco mejor. Un país con las condiciones que tiene, no merece estar así. Es un problema de falta de administración. Es un país que es exclusivo, se excluye no sólo por cuestiones de pobreza e indigencia, sino entre quién es Gobierno y quién es oposición. Así, vamos como un péndulo, excluyendo unos a otros, y al final la suma total es cero.

-¿Qué papel juega CRA en la protesta de los tamberos?
-CRA integra una mesa nacional de lechería, y en la asamblea de San Francisco había muchos productores de CRA presentes. Y eso es lo que está haciendo el productor. La lechería es un termómetr de todos los días, distinto al que se puede ver en la agricultura, porque la ecuación se mide todos los días. En cuanto el costo de producir supera el ingreso, el tambero seca la vaca y la vende.

-¿Cuál es su reflexión final?
-Creo que viene una época difícil donde el campo tiene que unirse. El campo precisa unidad y fijarse metas claras, que más gente del campo participe en la política, sea dentro de los (poderes) ejecutivos de la provincia, municipios o nación, como en las legislaturas respectivas. Tiene que ser la prioridad para poder transmitir mucho mejor sus problemas. Y me parece que hay que hacer propuestas a mediano y largo plazo, para que con el crecimiento se puedan solucionar problemas que hoy se plantean en aras del consumo interno y que está perjudicando la rentabilidad del sector.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: