Publicidad Cerrar X

Rosario quiere cambiar la fecha del Día de la Bandera

Impulsado por el intendente socialista Miguel Lifschitz, un proyecto busca que se celebre el 27 de febrero, día en el que se izó por primera vez la enseña celeste y blanca en 1812. Con ese fin, se montará un show con más de 100 personas en escena para recrear aquella jornada histórica.

Impulsado por el intendente socialista Miguel Lifschitz, un proyecto busca que se celebre el 27 de febrero, día en el que se izó por primera vez la enseña celeste y blanca en 1812. Con ese fin, se montará un show con más de 100 personas en escena para recrear aquella jornada histórica.
infocampo
Por Infocampo

El gobierno rosarino realizará el próximo 27 de febrero, día en que Manuel Belgrano izó en 1812 por primera vez la bandera celeste y blanca, un acto donde se recreará aquella escena histórica con el fin de instalar esa fecha como el Día de la Bandera en lugar del 20 de junio.

El recuerdo del primer izamiento de la bandera, que marcó un acto de identidad criolla y diferenciación del enemigo español en la lucha independentista “busca rescatar esta fecha”, informó el director de Eventos Especiales del municipio, César Limonta.

“El proyecto de fondo es que el Día de la Bandera sea el 27 de febrero”, enfatizó el funcionario.

En este marco, el acto de recreación de aquella fecha cobra una dimensión y trascendencia particular.

En este sentido, la propuesta del intendente Miguel Lifschitz, principal impulsor, es la de una ceremonia “con un contenido más popular que protocolar”, aclaró Limonta.

El espectáculo consiste en una puesta en escena en un área de 100 metros cuadrados, que se montará frente al Monumento Nacional a la Bandera, próximo al lugar exacto en el que ocurrió el izamiento original.

“El lugar comprobado del primer izamiento fue donde hoy está el mástil mayor del Monumento; pero la puesta será enfrente, a la altura de donde se monta el escenario mayor de Colectividades”, a unos 200 metros más al este, indicó el funcionario.

En el lugar se emplazarán dos réplicas de cañones iguales a los utilizados en aquella ocasión, y de acuerdo con el programa, efectuarán las salvas para emular a la batería Libertad.

El objetivo es recrear aquella jornada histórica de la manera más auténtica posible, según los registros históricos, aunque la teatralización se realizará, por cuestiones de operatividad, a las 21 y no a las 18,30 como sucedió realmente.

Habrá más de 100 personas en escena, entre actores, extras e incluso soldados del Regimiento 1 de Infantería Patricios, con sus históricos uniformes, quienes representarán lo que ocurrió esa tarde de 1812 en que Belgrano dirigió una proclama al ejército libertador dando nacimiento a la bandera nacional.

“Soldados de la Patria: En este punto hemos tenido la gloria de vestir la escarapela nacional que ha designado nuestro gobierno: en aquel, la batería de la Independencia, nuestras armas aumentarán las suyas”, dice la proclama.

“Juremos vencer -continúa- a los enemigos interiores y exteriores, y la América del Sur será templo de la independencia y de la libertad. En fe de que así lo juráis, decid conmigo ¡Viva la Patria!”.

Un mes antes, Belgrano había recibido órdenes del gobierno para trasladarse a Rosario y fortificar las márgenes del río Paraná para enfrentar el dominio español de Montevideo.

Es entonces, cuando el general independentista dirige una nota al Triunvirato en Buenos Aires, con fecha 13 de febrero, proponiendo la creación de una escarapela que unifique a la tropa en el combate, ya que hasta el momento los criollos peleaban con la misma bandera del enemigo.

En respuesta, un decreto del 18 de ese mes establece la creación de la escarapela blanca y azul celeste; pero Belgrano fue más allá y sobre esa base, creo e izó la bandera para hacer visible los colores de la insignia anticolonialista.

“Siendo preciso enarbolar bandera, y no teniéndola, la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional; espero que sea de la aprobación de V.E”, escribió Belgrano en una nota a Buenos Aires para explicar la iniciativa que tomó el 27 de febrero de 1812.

En Buenos Aires la reprobación de la acción de Belgrano fue total y le impusieron que “haga pasar por un rasgo de entusiasmo el suceso de la bandera blanca y celeste, enarbolada, ocultándola disimuladamente y subrogándola por la que se le envía, que es la que hasta ahora se usa en esta Fortaleza”.

Pero la desautorización llegó tarde y Belgrano ya había partido hacia el Norte, y en Jujuy, desconociendo la oposición porteña, volvió orgulloso a enarbolar la bandera para conmemorar el segundo aniversario de la Revolución del 25 de Mayo.

Aquel acto y aquel sentimiento es lo que rescata objetivamente la conmemoración que se realizará el próximo 27 de febrero en Rosario.

Fuente: Télam

Seguí leyendo:

Temas relacionados: