Publicidad Cerrar X
| Infocampo, noticias del campo

Sostienen que la ganadería vuelve a ser más rentable que la soja

En un año marcado por la caída de los precios de los commodities y la estabilidad de los precios para los bovinos y la apertura de los mercados; se abre un nuevo año para apostar a la producción ganadera que tiene más potencial. Por Alejandro Besana.

13.12.2014
Infocampo
Infocampo

Con la caída de los precios de los cereales y oleaginosas se abre una gran oportunidad para la ganadería en nuestro país.

Hoy, la rentabilidad por hectárea en casi todas las zonas productivas del país dan a la ganadería una ventaja sobre el resto de las producciones que hasta hace poco eran estrella.

Raúl Milano, director ejecutivo del Rosgan, analizó está coyuntura y se mostró auspicioso con el futuro de la ganadería en Argentina.

“La coyuntura nos presentó un estado favorable dado a la baja pronunciada de la soja, el cual se ha convertido en un elemento de exclusión de ganadería en muchísimo territorio de nuestro país; la caída de la soja que aparentemente sería un amesetamiento por unos años, convierte en que todos los espacios territoriales, más allá de 200 km de Rosario, es más negocio tener ganadería que tener soja”, señaló Milano.

Ante esto, el director ejecutivo del Rosgan explicó que “lo único que cambió en esta ecuación exitosa de los últimos años es que ahora vuelve a ser negocio solamente en la zona núcleo y no tan extendida territorialmente como había ocurrido, el flete y los rindes son dos variables demoledoras a la hora de hacer números y pone a disposición la vuelta de otros modelos de producción”.

De este modo, Milano expresó que “lo central que hay que pensar es que a la ganadería tienen que ingresar los sectores externos, que si vieron en la agricultura la oportunidad, y han formado pooles de siembra, fideicomisos, que eso hoy en la ganadería no existe todavía, pero teniendo la rentabilidad y la muy buena perspectiva a futuro es absolutamente pensable que también en este sector, tienen que venir los pooles ganaderos y formaciones de fideicomisos”.

En este sentido, Milano resaltó que “este concepto de rentabilidad es lo que define la posibilidad concreta o no de tener una explotación; igualmente a la ganadería hay que pensarla en el mediano plazo, y lo que uno percibe es que los precios más amesetados de la soja y una demanda internacional del punto de vista de las carnes, donde Sudamerica es el único reservorio del mundo que lo pueda proveer, la ganadería tiene todo el futuro posible, esto depende de cambios que se deban dar de políticas y dejar desarrollar la ganadería”.

A la hora de comentar sobre los nuevos jugadores que pueden aparecer en el mercado, Milano aseveró que “cuando uno necesita una incorporación rápida de capital, siempre han visto y enfocado sectores hacia la agricultura, pero nunca a la ganadería.

Desde nuestro lugar, empieza a haber consultas y hay un conjunto de gente que comenzó a preguntar, cómo es el tema y que esta pasando con la ganadería, cuando ven que la soja tiene valores complicados por uno o dos años, y ahi empiezan a analizar alternativas y esos son los jugadores que tienen inquietudes, y esta cadena tiene que pegar un salto cualitativo”.

Rearmar la ganadería.

“La otra parte es como se rearma la ganadería en este proceso de sojización, tiene que haber una vuelta hacia atrás”, relató Mliano.

A su vez, el director ejectuvo del Rosgan expresó que “también somos concientes que ha habido pérdidas de alambrado, de aguadas, si uno pensara que la ganadería vuelve solamente con los que hoy estan trabajando y le empiezan a destinar mas hectáreas no alcanzaría”.

Y continuó: “Hay movimientos por parte de inversores y que han estado por otros sectores y empiezan a preguntar por este sector. Todos estos inversores que uno empieza a escuchar, que tienen maíz, y están buscando alternativas de inversión, por eso miran a la ganadería”.

Por caso, Milano destacó que “la ganadería, tiene la ventaja junto a otros formatos de inversión, como el dólar, es un activo líquido de rápida colocación; la ganadería es otra que permite que en cualquier estado corporal del animal también existe mercado para venderlo rápidamente, con esto digo que da la liquidez e invierten en otros sectores y la ganadería siempre tiene precio, pero hay que transmitirlo para aquellos inversores que ingresen tienen rentabilidad y rápida solución también”.

Escenario complejo que se irá aclarando.

Victor Tonelli, analista de mercados ganaderos, expresó que “el año 2014 termina con un conjunto de factores internos y externos que suman y restan a la cadena de ganados y carne vacuna que condicionarán el mercado de cara al 2015”.

Por caso, Tonelli resaltó que “dentro de los internos podemos mencionar la caída del precio del ganado gordo para faena en la que se mezclan aspectos de la oferta con otras provenientes de la demanda. Por el lado de la oferta la acumulación de la oferta demorada por atrasos en el engorde entre los meses de junio y septiembre que terminó sumándose a la habitual de primavera. Por el lado de la demanda, la caída del poder adquisitivo de los consumidores que, luego de las mejoras salariales del primer cuatrimestre, comienza a mostrar flaquezas en el último trimestre del año. La suma de ambos factores a determinado que los precios que habían subido en pleno invierno volvieran a los valores del otoño pasado”.

Además, el especialista subrayó que “dentro de los externos hay dos aspectos de fuerte impacto en los precios y en el modelo productivo. Uno positivo vinculado a la caída del precio internacional y nacional de los granos, que contribuye a bajar el costo de terminación y otro negativo vinculado a la caída de los precios internacionales por revaluación del dólar que, no sólo afectó los precios en Europa sino, fundamentalmente en Rusia, que es uno de los principales importadores de carne vacuna del mundo. En paralelo, la caída de los precios del petróleo y del gas limita el poder de compra de varios países emergentes”.

Otro factor importante que señaló Tonelli es que “la buena oferta forrajera a nivel nacional y la caída del precio de los granos (necesidad de transformarlo en carne para aumentar su valor y cambio de uso de los suelos) ha generado una demanda adicional por vientres y por invernada. En ambas categorías, a diferencia de lo ocurrido con el precio del ganado gordo para faena, el precio ha subido y se mantiene con firmeza de cara al nuevo año”.

Por caso, Tonelli añadió que “por el lado de la oferta veremos un stock similar al de este año y seguramente menor oferta de invernada por mayor retención por parte de criadores y de recriadores que incrementarán su actividad de cara a la cuota 481 y el posible incremento de las exportaciones en el 2016”.

Por último, Tonelli expresó que “un año en que la cría volverá a liderar la mayor rentabilidad dentro del proceso ganadero, la recría comenzará a regresar “a las pistas” y la etapa de engorde encontrará mayor facilidad en combinación campo-grano respecto de las limitaciones que se presentan en un feedlot puro”.

Tags