Publicidad Cerrar X

Subsidios al etanol favorecen a todos

Hace apenas dos campañas arreciaban las voces que criticaban al monocultivo de la soja, mientras que otras clamaban por una agricultura sustentable, con inclusión del maíz, el sorgo y el trigo en la rotación, “para no hipotecar el futuro de nuestros hijos”. Hoy los preocupados son los aceiteros, que temen que la superficie de soja... Read more »

Hace apenas dos campañas arreciaban las voces que criticaban al monocultivo de la soja, mientras que otras clamaban por una agricultura sustentable, con inclusión del maíz, el sorgo y el trigo en la rotación, “para no hipotecar el futuro de nuestros hijos”.

Hoy los preocupados son los aceiteros, que temen que la superficie de soja en la Argentina no crezca en la próxima campaña y se produzca una competencia feroz por el poroto. Hoy el preocupado es el chacarero que tiene que implantar el trigo sobre el rastrojo de un maíz recién cosechado, porque el año pasado sembró todo lo que pudo con el cereal de verano.

¿Qué pasó que todo se dio vuelta tan rápido? La respuesta es sencilla. El precio es la mejor política activa para direccionar la agricultura. El maíz tuvo una trepada sensacional y como el paquete tecnológico hoy permite sacar 130 quintales promedio como están trillando por estos días en el sur de Santa Fe, calculadora en mano, los productores se volcaron masivamente a esta gramínea de verano.

Cuando a cualquier analista de mercado se le pregunta por qué el maíz vale más, no duda en su respuesta. En gran medida, porque debido a la política de la administración Bush de sustituir nafta por etanol, cada vez más maíz se vuelca a la industria del bioetanol, volumen que reduce el saldo exportable de ese país.

Los últimos números del Departamento de Agricultura estadoundiense son contundentes. En 2005/06, 40,7 millones de toneladas (Mt) fueron a parar a la extracción de etanol. En la última campaña esa cifra trepa a 54,6 Mt y para la próxima campaña 2007/08 (recién se está sembrando), se estima que llegará a 86,6 Mt. Serían casi tres veces la campaña absolutamente récord de 30 Mt que se pronostica para nuestro país.

¡Y todo gracias al precio! Por eso, las palabras del embajador Néstor Stancanelli en el último seminario de Maizar sonaron cuando menos extemporáneas. Porque Stancanelli, en un discurso a favor del desmantelamiento de los subsidios agrícolas por parte de los países centrales, metió en la misma bolsa a los subsidios al etanol (que en veradad sería un estímulo fiscal y no un subsidio constante y sonante).

¿Le serviría al chacarero local que los Estados Unidos dejaran de estimular la producción de etanol de maíz? Seguro que no. Hoy gracias a estos precios está obteniendo una rentabilidad con este cultivo que supera a la del trigo/soja y a la de la soja de primera. Además, con tanta producción se benefician los usuarios del grano, como los avícolas, las granjas porcinas (es notable cómo proliferan las granjas de cerdos medianas en el sur de Santa Fe), el feedlot, etcétera. Por eso que el presunto debate entre energía y alimentos no existe. Es energía más alimentos, y esto es lo que realmente le sirve al productor argentino, que nunca recibió apoyo oficial para ser rentable.

Javier Preciado Patiño

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: