Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Todos contra China: la soja de nuevo

Frente a las barreras paraarancelarias impuestas por el país a las importaciones de la oleaginosa, productores de los EE.UU. sugieren a su gobierno tomar medidas integradas contra el gigante asiático, junto a Brasil y la Argentina

18.08.2004
Infocampo
Infocampo

La Asociación Nacional de Productores de Cereales y Granos Forrajeros norteamericana (NGFA según sus siglas en inglés) informó ayer que ha urgido a la administración del gobierno de Bush a movilizar una respuesta global, junto a otros países exportadores, para oponerse a las restricciones comerciales impuestas por China. La organización sostiene que dichas restricciones han llevado a las exportaciones de soja hacia ese país a una virtual paralización.

×

La NGFA dice que las restricciones sanitarias y fitosanitarias impuestas durante los últimos 19 meses por el gobierno chino violan las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Es esencial que países como China sean responsables de sus compromisos existentes con la OMC, específicamente para basar el comercio en reglas no discriminatorias”, decía el presidente de la NGFA, Kennedy Keith, en una carta dirigida al Robert Zoellick, representante comercial de los EE.UU., y a la secretaria de Agricultura, Ann Veneman

La NGFA criticó específicamente las regulaciones chinas que restringieron el comercio agrícola, particularmente el de la soja, basadas sobre lo que ellos refieren como “reglas no transparentes y arbitrarias, que fueron implementadas sin ningún tipo de aviso previo y sin dar la posibilidad de ser revisadas o comentadas”.

Asimismo, la NGFA sostiene que el gobierno chino ha impuesto nuevos y adicionales estándares en las importaciones de todos los productos animales y vegetales y ha rechazado los procedimientos internacionales de muestreo y de la inspección del grano en origen, así como los términos comerciales de los contratos.

“Adicionalmente, las acciones de China han puesto a ciertas firmas en una lista negra excluyéndolas del comercio”, dice la NGFA. “Estas restricciones continúan perturbando el comercio y a menos que sean revocadas elevarán las posibilidades de interrumpir las exportaciones norteamericanas hacia uno de nuestros más grandes clientes en un momento en que los productores y los agronegocios se preparan para una cosecha récord”, dijo Keith en su nota.

“Teniendo en cuenta que las acciones de China superan los intereses de los Estados Unidos, revocarlas requerirá una respuesta que involucre a otros países. Anticipamos que implicará un frente unido de gobiernos, así como también de los intereses de los productores y del mercado, para convencer a China de revertir este equivocado proceder. Los Estados Unidos están en una posición ideal para liderar tal respuesta internacional”, concluía Keith.

Consultado por Infobae al respecto, Juan Martín Rebolini, de Agropuerto SA, explicó que uno de los principales motivos por el cual los EE.UU. se está quejando es porque China no reconoce los certificados sanitarios de origen, cuando en el convenio que ambos países tienen está establecido el reconocimiento recíproco de los departamentos sanitarios.

Rebolini indicó que “China está usando esto como barrera paraarancelaria y de arma de negociación, con lo cual la incertidumbre es total y ya hay exportadores que no le quieren vender.”

En este momento se están renegociando 1,5 millón de toneladas (Mt), entre las grandes exportadoras, las multinacionales y las empresas crusher más importante del gigante asiático, correspondientes a contratos que fueron “defaulteados”, en parte por motivos sanitarios determinados en China, que habrían sido en realidad presiones para evitar la quiebra de la industria. Para Rebolini, mientras no se renegocie ese tema seguirá la presión de China defendiendo su industria frente a las multinacionales exportadoras. El pedido de los productores norteamericanos apunta a resolver una situación de total arbitrariedad que impide la comercialización y que involucra a todos los países exportadores.

Respecto de qué posición debería tomar la Argentina en caso de que los EE.UU. avanzaran en tomar alguna medida contra China, Rebolini explicó que si bien en general el país no ha tenido problemas con China, nada puede asegurar que no vaya a tenerlos. Los embarques argentinos se completan en Brasil y si ese país o los Estados Unidos tienen problemas, nosotros corremos el riesgo de tenerlos porque se trata de una industria integrada”.

Carmela Obligado

cobligado@infobae.com

Tags