Publicidad Cerrar X

Tras el reto, Cristina recibió a Caló en Olivos para calmar la bronca de la CGT

El Gobierno se apuró a convocar al sindicalista luego del apoyo que recibió de todo el arco gremial por las críticas de la mandataria. Esperan respuestas a reclamos gremiales.

Luego del duro reto que descargó contra el metalúrgico Antonio Caló y que generó un profundo malestar en la CGT más cercana a su administración, la presidenta, Cristina Fernández, recibió ayer en reserva al líder sindical en un gesto que puertas adentro de la central fue interpretado como un intento por limar asperezas y evitar profundizar un enfrentamiento en medio de las negociaciones paritarias. 

El encuentro entre la mandataria y Caló, se concretó –además– horas antes de la reunión que esta mañana mantendrá la mesa chica de la CGT para analizar las fuertes críticas de la Presidenta contra los gremios y a la par comenzar a consensuar una posición común para encarar la discusión salarial frente a la preocupación que provoca la suba de precios, según publicó El Cronista.

En un extenso discurso por cadena nacional, Cristina lanzó el martes una fuerte embestida contra la dirigencia sindical y retó puntualmente a Caló por su queja pública acerca de que los salarios que ganan los trabajadores no alcanzan para comer. Sentado en primera fila en el salón de la Casa Rosada, el sindicalista no logró ocultar su malestar por las duras palabras de la mandataria, mientras la principal dirigencia de la CGT reaccionó en su defensa y expresó indignación por el reto al metalúrgico.

Todavía con bronca, Caló reunió ayer por la mañana al secretariado nacional de la UOM y allí confió que había recibido un llamado del secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, para reunirse por la tarde con Cristina en Olivos. La convocatoria aflojó los caldeados ánimos dentro del gremio metalúrgico, que hasta había evaluado la alternativa de publicar una solicitada en defensa de su jefe, y logró descomprimir la irritación dentro de la CGT con el Gobierno. “Es un gesto que la Presidenta lo reciba porque a nadie le hace bien una situación de confrontación y menos en este momento”, analizó un gremialista que estaba al tanto del encuentro reservado.

Otro dirigente, a su vez, reprochó que “ningún trabajador es merecedor de estos ataques”, aunque valoró la señal de la mandataria de convocar a Caló para intentar bajar los decibeles y recomponer la relación.

El encuentro se concretó por la tarde en la residencia de Olivos, pero el jefe de la CGT evitó cualquier comentario sobre los términos de la charla con Cristina. En la CGT aguardaban anoche con expectativa la reunión de la mesa chica de la central prevista para este mediodía en el sindicato de taxistas para conocer de primera mano detalles del diálogo de Caló con la mandataria. “El tema va a ser clave en la discusión porque hace tiempo estamos reclamando respuestas al Gobierno, más después de esto”, indicó un gremialista.

Dentro de la entidad, sin embargo, evaluaron que la rápidez de la convocatoria presidencial a Caló guarda estrecha relación con la inquietud que provocó dentro del Gobierno el apoyo que el metalúrgico recibió ayer tanto del sindicalismo oficialista como del arco opositor, con Hugo Moyano a la cabeza, tras los reproches que recibió de Cristina. “Seguramente algunos están preocupados de que todo esto termine acelerando la unidad”, razonó otro cacique cegetista en relación a la posibilidad de un acercamiento a la dupla gremial combativa que encarnan Moyano y el gastronómico Luis Barrionuevo.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: