Publicidad Cerrar X

Un escáner gigante revisa camiones en el puerto de San Antonio Este

Busca dinamizar el control de las exportaciones de la región y evitar la salida o ingreso de drogas al país. El equipo, de 4,60 metros de alto por 3,50 de ancho, costó 2,5 millones de dólares y es una de las herramientas más modernas de la Dirección General de Aduanas.

Busca dinamizar el control de las exportaciones de la región y evitar la salida o ingreso de drogas al país. El equipo, de 4,60 metros de alto por 3,50 de ancho, costó 2,5 millones de dólares y es una de las herramientas más modernas de la Dirección General de Aduanas.
infocampo
Por Infocampo

Un scanner móvil de 4,60 metros de alto por 3,50 de ancho, es el nuevo instrumento montado por la AFIP en el puerto rionegrino de San Antonio Este para dinamizar el control de las exportaciones de la región y evitar la salida o ingreso de drogas al país.

“Es un procedimiento similar al que hacemos con las valijas en los aeropuertos, el scanner emite radiaciones y en una pantalla se puede ver una especie de radiografía de su interior, con la diferencia de que estamos viendo un objeto tan voluminoso como un contenedor” explicó Eraldo Gariglio, jefe del resguardo aduanero de la estación marítima.

En diálogo con Télam sostuvo que “es un avance muy importante para este puerto, porque nos brinda un altísimo porcentaje de eficiencia en la detección de eventuales cargamentos de droga que pudieran infiltrarse entre las cajas con fruta”.

El equipo, de origen chino marca Nuctech y montado sobre un camión Volvo, costó 2,5 millones de dólares y es una de las modernas herramientas de la Dirección General de Aduana, dependiente de la Administración Fiscal de Ingresos Públicos.

La parte exterior del scanner cuenta con un pórtico de 4,60 metros de alto por 3,5 de ancho en el cual debe ingresar la cabina del camión que fue tomado en forma selectiva, de la larga fila que espera entrar al muelle para ser revisado.

El conductor entrega al inspector aduanero el remito con la identificación del vehículo, semirremolque térmico o un chasis playo sobre la cual se apoya un contenedor refrigerado; el detalle de la carga y descripción del embarque.

Estos datos son incorporados a la computadora y después, cuando ya está a punto de empezar el análisis, una alarma advierte que todas las personas ubicadas sobre el playón deben retirarse a no menos de 50 metros, para alejarse del efecto de las radiaciones.

El enorme camión Volvo, con la cabina de operaciones y el pórtico de escaneo, se desplaza entonces a lo largo de la unidad de transporte, a través de una operación por telecomando y sin necesidad de intervención de un conductor.

Mientras tanto, en el interior de la sala de control, un operador observa detenidamente la imagen de contrastes que refleja la pantalla del monitor; y si es necesario puede repetir la operación hasta tanto esté seguro de no haber detectado nada extraño.

El cronista de Télam pudo acceder a esta fase de la maniobra y comprobó que la imagen es tan nítida que dentro del camión se podían distinguir el calentador y otros utensilios utilizados por el conductor para tomar mate.

Cuando ya no quedan dudas el operador certifica que no hay sospecha alguna y expide, en menos de cinco minutos, el salvoconducto para que el cargamento ingrese al muelle y pueda ser embarcado rumbo a algún puerto del mundo.

Gariglio añadió que “además de esta revisión electrónica también se hace un control con perros entrenados para detectar drogas, que se realiza en la sala de consolidación de cargas en los contenedores, donde los animales circulan entre las cajas de frutas”.

“Hasta ahora, por suerte, en los seis años que llevo trabajando en San Antonio Este, nunca se encontró droga entre la fruta, pero nuestra responsabilidad es estar siempre atentos” agregó el funcionario.

Este scanner móvil, similar a otros que la Aduana tiene en funcionamiento en diversos pasos fronterizos, debutó en Río Gallegos a fines de diciembre y desde principios de febrero está en operaciones en San Antonio Este.

Se estima que permanecerá en este puerto hasta promediar la temporada de exportaciones frutícolas, pero los funcionarios responsables prefieren mantener reserva sobre los futuros traslados del equipo “porque no hay que darle información a quienes pretendan evadir los controles”, señalaron.

Fuente: Télam

Seguí leyendo:

Temas relacionados: