Publicidad Cerrar X

Víctor Zimmermann: queremos la ley de promoción biotecnológica

Se encuentra avanzado el trámite parlamentario para que la Argentina cuente con una norma que promete incentivos fiscales para los proyectos de investigación y desarrollo en esta rama del conocimiento, vital para lo agropecuario.

Se encuentra avanzado el trámite parlamentario para que la Argentina cuente con una norma que promete incentivos fiscales para los proyectos de investigación y desarrollo en esta rama del conocimiento, vital para lo agropecuario.
infocampo

En 2005, el entonces ministro de Economía, Roberto Lavagna, envió al Senado nacional un proyecto para la promoción de la âbiotecnología modernaâ. El mismo fue aprobado en febrero de este año por la Cámara alta y pasó a Diputados, donde ahora espera, aunque con modificaciones, la otra media sanción para que vuelva al Senado, ya que así lo establece la ley cuando ocurren alteraciones al proyecto original.

Infocampo conversó con Víctor Zimmermann, diputado chaqueño por la UCR, que preside la Comisión de Ciencia y Tecnología, cabecera del proyecto en cuestión.

-¿Cuál es el estado parlamentario del proyecto?

-Estamos esperando que la Comisión de Presupuesto y Hacienda le dé dictamen. Hicimos un trabajo muy fuerte junto a la Comisión de Industria y a legisladores de todo el país. Esperamos que de ahí salga el dictamen para poder tratarlo en el recinto. Un marco regulatorio, con desgravaciones impositivas, con acompañamiento fiscal, para la biotecnología moderna es un tema vital para la Argentina.

-¿El tema de bioseguridad también está involucrado en la ley?

-No, esta ley es sólo para la promoción. Por supuesto que nosotros (los legisladores) queremos incorporar lo relativo a la bioseguridad, que es un tema a legislar en el mundo.

-¿Qué incentivos va a tener esta ley?

-La amortización acelerada para impuesto a las ganancias, la devolución anticipada del IVA, bonos de créditos fiscales para lo que se paga por seguridad social y los servicios contratados con universidades estatales u organismos de investigación públicos. Además establece un fondo especial para promocionar nuevos emprendimientos. Así está hoy este proyecto, que cuenta con dictamen unánime de las comisiones de Industria y de Ciencia y Técnica.

-¿No afecta que esta ley haya sido introducida por Lavagna?

-Si bien provino de Economía, en la discusión del proyecto, el subsecretario de Industria fue invitado para que ratificara su contenido, así como también invitamos a todos los sectores que tuvieran algo que opinar sobre el tema. Así fue como modificamos algunas cosas respecto del texto que obtuvo media sanción del Senado.

-¿Qué piensa el cuerpo legislativo sobre el episodio con Monsanto y la pelea por los derechos de propiedad intelectual del gen de resistencia a glifosato?

-Políticamente no compartimos que haya un monopolio de estas cuestiones (el gen). Desde el punto de vista de los estados, me parece que debe resguardarse para los países que invierten y que facilitan las cosas, porque en la década del 90 -desguace del Estado- el desarrollo científico y tecnológico pasó a manos privadas. Toda la formación de los científicos y el apoyo técnico lo hace el Estado, pero finalmente se lo apropia el sector privado. Yo planteo que esto es lo que tenemos que revertir. No estoy en contra del desarrollo privado, pero hay que dejar claro lo que le corresponde al Estado y lo que debe normar el Estado. Por eso estamos muy satisfechos de avanzar con esta ley, como en su momento lo hicimos con el biodiésel.

-¿Qué parecidos hay entre esta ley y la de promoción de software?

-Son bastante similares. Lo que hay que decir es que si logramos sancionar la ley, la Argentina será uno de los primeros países en Sudamérica en tener normada la biotecnología moderna. Pero también hay que decir con absoluta sinceridad, que los tiempos de la ciencia y técnica son mucho más veloces que los de las instituciones y las normas. Pero esto es así en el mundo. Nosotros insistimos todo lo que podemos, pero obviamente, la decisión está en manos del oficialismo, aunque hay que reconocer que estamos trabajando muy bien todos los legisladores de las distintas vertientes políticas.

-¿Se conoce el costo fiscal que tendría esta ley?

-No se sabe. Recién a partir del segundo año se podrá cuantificar cuál será el costo fiscal. Es algo parecido a lo que pasa en el biodiésel. Una vez que sale la ley aparece la instalación de los proyectos. Nosotros creemos que tener un marco regulatorio va a incentivar nuevos emprendimientos en biotecnología.

-¿Cuál es su visión sobre la política en Ciencia y Tecnología?

-El Gobierno Nacional está apostando muy fuerte en esta área. En el presupuesto 2007, la finalidad y función que recibió mayor cantidad de recursos es ciencia y tecnología, llámese Inta, Inti, Coneau, agencias, Secretaría CyT. En eso estamos de acuerdo. Lo que planteamos al ministro Filmus, que tuvo la deferencia de venir a nuestra comisión, es que no hay asignación a las provincias. Porque el aumento está en el presupuesto nacional y que lo ejecutan cuatro o cinco provincias. Creemos que las provincias, como las del norte, pueden utilizar la CyT para mejorar la calidad de vida de la gente y necesitan un acompañamiento de la administración central. Fue una lucha permanente de los legisladores de todos los partidos, pero no lo hemos logrado.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: