Publicidad Cerrar X

Ya se alquilan campos por tres años

Cierran contratos con una entrega del 25 al 30% anticipado con precio soja mayo 2008. Las negociaciones se hacen en quintales por hectárea. El objetivo de los inversores es resguardar los campos.

Cierran contratos con una entrega del 25 al 30% anticipado con precio soja mayo 2008. Las negociaciones se hacen en quintales por hectárea. El objetivo de los inversores es resguardar los campos.
infocampo

Desde hace varias campañas, los contratos de arrendamiento se realizan con anticipación y comienzan a cerrarse entre enero y febrero. Sin embargo, a esta altura hay un adelanto en este tipo de negociaciones, ya que los inversores están firmando contratos con el objetivo de resguardar los campos y mantener la estabilidad del área sembrada.

Adrián Cardella, del estudio Figueroa Cardella y Asociados, contó a Infocampo que ya hay arrendamientos para las campañas 2008/2011. Explicó que hay una toma de posiciones muy firme por parte de los consorcios y de algunos productores importantes, tanto en la zona del sudeste como en la zona sojera tradicional.

Con este contexto, en el sector inmobiliario observan que hay una apuesta muy firme de los operadores del sector.

Alquilar por dos o tres años es la modalidad que se lleva adelante. Cardella indicó que esto les brinda mayor estabilidad a los convenios y a las dos partes que cierran la operación.

Los contratos que se negocian son con un 25 a 30% de entrega anticipada. Cardella indica que esto permite marcar el contrato y fijar la posición con el precio de soja mayo 2008, y se puede entrar al campo a partir de la próxima cosecha de soja.

La fijación de los precios se hace, básicamente, en quintales de soja. “Esto es para poder atar el convenio al valor de producción, porque no se sabe si habrá alguna modificación del dólar o un incremento en las retenciones, de modo tal que el impacto de un contrato en dólares es más incierto que en quintales, que tiene una proporción y una realidad concreta”, explicó Cardella.

El consultado comentó que se hicieron contratos en la zona de Pieres, Ruta provincial 227, en el orden de los 15 quintales de trigo, y contó que también se están fijando contratos en el área de Lincoln, provincia de Buenos Aires.

En esta localidad, las condiciones son siempre sobre la base de quintales fijos y se está haciendo toma de posición, donde el porcentaje en el que se hace el convenio tiene incluida la opción de los años 2 y 3. Esto es para darle seguridad al dueño que el contrato se va a cumplir, aseguró.

Del 25% de adelanto con el que se cierran los contratos, un 15% corresponde sobre el primer año, y el resto del porcentaje actúa sobre los años dos y tres. Por su parte, Cardella indicó que en el área sur de Santa Fe hay algunos contratos que están en el orden de los 17 a 22 quintales por hectárea para la próxima campaña.

Respecto de las exigencias de los arrendatarios se pide rotación con maíz, si bien por los incrementos de los costos los números no son tan favorables para incorporar este cultivo, explicó Cardella.

“Al inversor se le pide la incorporación de un 10 a un 15% de maíz en la rotación. Otro punto es que en los campos se están incluyendo colza o sorgo, para mejorar un poco la ecuación económica”, explicó Cardella, quien dijo que en algunos casos la incorporación de nuevos cultivos es iniciativa de los propios inversores.

Cardella explicó, además, que la realidad estructural de la Argentina da la posibilidad que el negocio de la agricultura siga siendo en nuestro país un motor de crecimiento.

Además rescata que hay una canasta de opciones muy diversificada para la siembra que es tenida en cuenta por los inversores.

La realidad marca un gran interés de la demanda, y es así que los consorcios se están inclinando por los contratos largos. Es por este motivo que los operadores comerciales están atentos a esta situación.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: