El Mercosur impulsa un Tratado de Libre Comercio con la UE y en Uruguay son “optimistas”

El ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, aseguró que las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea para firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) “van muy bien: soy decididamente optimista sobre este tema”.

“Creo que a fin de año vamos a tener una decisión tomada muy completa”, enfatizó en declaraciones publicadas por el sitio oficial del gobierno uruguayo. “Podemos iniciar las bases para un tratado que podría después rápidamente desarrollarse en el correr del año 2018”, afirmó. 

La última reunión en que la los cancilleres de las cuatro naciones integrantes del Mercosur –Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay– trataron el avance de las negociaciones con la UE-28 se desarrolló el jueves de la semana pasada.

Nin Novoa indicó que, en caso de lograrse el TLC, “habría una gran facilitación de comercio (entre ambas regiones); caerían aranceles”. Y apuntó que se trata de “un paso muy importante, es muy beneficioso para los trabajadores y empresarios uruguayos”.

El principal interés por parte de las naciones que integran el Mercosur reside en lograr reducciones arancelarias y para-arancelarias de productos agroindustriales (fundamentalmente carnes, aceites vegetales, biocombustibles y frutas). En lo que respecta a las exportaciones argentinas, la UE-28 restringe, por ejemplo, el ingreso de aceite de girasol, biodiesel y cortes frescos aviares (productos que deberían verse beneficiados en caso de concretarse un TLC entre el Mercosur y la Unión Europea).

Nin Novoa además destacó que el Mercosur “está en marcha, trabajando con mucha demanda de otros grupos” y países, entre los que mencionó a Corea del Sur, India, Canadá, Japón y el Acuerdo Europeo de Libre Comercio (EFTA por sus siglas en inglés).