Publicidad Cerrar X

âDe lo que vi, este es el mejor momentoâ

El empresario radicado en Carmen de Areco sostiene que a la ola de precios altos, se le suma el hecho de que los chacareros no tengan deudas y una tecnología que facilita la producción y permite lograr altos rindes.

El empresario radicado en Carmen de Areco sostiene que a la ola de precios altos, se le suma el hecho de que los chacareros no tengan deudas y una tecnología que facilita la producción y permite lograr altos rindes.
infocampo

En octubre de 2007, Roberto Coronel cumplirá sus primeros 25 años operando en el negocio agropecuario en la localidad bonaerense de Carmen de Areco.

Este empresario, que hoy participa de la producción de 20.000 hectáreas de agricultura, posee tres plantas de acopio, un negocio de producción y exportación de soja no transgénica certificada y un engorde a corral, sostiene que el actual es el mejor momento para los agronegocios, de los que le tocó vivir.

âEn la época de Alfonsín, allá por el 85 u 86, el negocio agropecuario era complicado, con muchas retenciones y poca rentabilidad. Hoy, primero que producir es bastante más fácil que antes por la tecnología RR, los maíces Bt y la siembra directa, que bajó los costos de producción. Y segundo, que a diferencia del boom de precios de los granos de 97/98, yo creo que estos precios altos han llegado para quedarse. Pero la gran diferencia está en que hoy el productor no tiene deudas, como tenía en los 90. Hoy los costos están dolarizados, pero los productores tienen cero endeudamiento. Yo creo que de lo que viví, esto es lo mejorâ, opina sin ruborizarse Roberto Coronel, en diálogo con Infocampo.

-¿Cómo está el momento del agronegocio?

-Como decía, hay un muy buen precio para la soja, el maíz, el trigo y el girasol. Hasta el sorgo tiene buen precio. Incluso en la zona norte de Buenos Aires el clima viene acompañando, con lo cual las perspectivas son excelentes. La cosecha de trigo, de hecho, fue muy buena, con rindes de 4.300 a 5.500 kg/ha.

-Manejan un feedlot. ¿Cómo les va con este negocio?

-La ganadería no está tan bien como la agricultura. En lo que respecta al feedlot, pasamos por un período bueno, entre junio y agosto, con alto precio de venta, bajo de compra y valores normales para el maíz. Esto se revirtió en setiembre y octubre, con caída del valor del gordo, falta de reposición y suba de los alimentos. Pero Areco Semillas como empresa decidió seguir con el negocio a fondo como veníamos. Ahora, por suerte, la situación tiende a estabilizarse. Hoy podemos decir que la rentabilidad no es de locos, pero tampoco estamos perdiendo plata.

-¿Cómo se aprovecha mejor el negocio agrícola? ¿Con fideicomisos, asociaciones, arrendando?

-La campaña que viene va a estar muy difícil, porque todos se quieren meter en el negocio agrícola. Entonces, va a haber presión sobre los alquileres. Respecto de en dónde está el negocio, yo digo que una pyme organizada accede a una financiación bancaria, como prefinanciación de exportaciones, a una tasa de 10% en pesos, que permite encarar la siembra sin tener que armar un fideicomiso. El problema de los fideicomisos es que son costosos e implican mucha burocracia. La tasa termina siendo alta y el fideicomiso, caro.

-¿Cómo está el negocio del acopio?

-Nosotros estamos creciendo en ese negocio. Es una de las unidades más nuevas que tiene Areco Semillas y tenemos plantas en Chacabuco, Baigorrita y Carmen de Areco. Lo que pasa es que es un negocio de mucha competencia, porque hay muchos jugadores. Pero nuestra tradición nos ayuda a captar negocios.

-¿Qué volumen manejan?

-Unas 150.000 toneladas año.

-¿Por dónde cierra el negocio de acopiar grano?

-Por varios lados. Por ejemplo estamos vendiendo directo a la exportación y brindándole espacio. Al mismo tiempo le brindamos servicio al productor, que luego lo reconoce. Obviamente, el negocio del acopio hace rato que dejó de pasar por cobrar comisión y paritarias. Hay rentabilidad, pero pasa por una cantidad de variables integradas.

-¿Estás viendo mucha operación directa productor/exportador?

-No tanto. Sí veo a la exportación trabajando mucho con los acopios.

-¿Cuáles son las perspectivas de la compañía para 2007?

-Vamos a lanzar dos variedades de soja RR nuevas, de grupo 3 y 4, que están teniendo muy buena performance a campo. Al mismo tiempo apostamos a crecer con una línea de soja especial, no transgénica, destinada a consumo humano. Este año esperamos duplicar la producción porque tenemos posibilidad de exportar a España, a México y a los Estados Unidos, en tanto que los compradores locales duplicaron volumen.

-¿Qué superficie manejan de esta soja no transgénica?

-Unas 2.500 hectáreas.

-¿Cómo es el negocio?

-Es producir una soja especial, llamada Kumen 4500, en condiciones especiales -por ejemplo el antesor tiene que ser maíz- y certificando la trazabilidad. Son sojas de mayor tamaño, mayor contenido proteico e hilo blanco. Obviamente, debido a este mayor costo, el producto tiene un precio diferencial en el mercado.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: