Publicidad Cerrar X

Bronca contra Agustín Rossi, que acusó al agro de iniciar la “violencia política” en 2008

Confederaciones Rurales Argentinas y algunos dirigentes del sector dispararon durísimas críticas contra el jefe de Gabinete, a quien acusaron de querer tapar la “incompetencia” del Gobierno.

infocampo

La presentación que realizó el jefe de Gabinete de la Nación, Agustín Rossi, en la Cámara de Diputados, disparó fuertes críticas por parte del ruralismo, luego de que el funcionario defendiera la gestión del Gobierno y acusara al campo de haber sido el que inició la “violencia política” en 2008, durante la revuelta en contra de la resolución 125 que intentó imponer las retenciones móviles.

La afirmación del ministro jefe de Gabinete Ing. Agustín Rossi, sosteniendo que la violencia política comenzó en 2008, con lo que denominó “conflicto agropecuario”, resulta una descalificación grosera y falaz, que elude la verdad histórica sobre la real violencia política y sus generadores.

“Lo que sucedió con Cristina (por el intento de magnicidio) no es producto de la casualidad: para que haya existido alguien que le puso un revólver en la cabeza a Cristina, tuvieron que existir antes los discursos del odio. La violencia política en la Argentina está hace mucho, la violencia política empezó en 2008 con el conflicto agropecuario. Fue la primera vez que vi un cartel con la palabra yegua para referirse a Cristina”, fue la frase textual de Rossi.

Pocas horas después, la primera reacción fue del presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino.

“Los funcionarios deben ponerse a gestionar y no a relatar un pasado que todos conocemos y al cual no es conveniente volver”, señaló a través de su cuenta de Twitter, haciendo referencia a los dichos de Rossi.

Con mucha más profundidad y crudeza se expresó Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), en un comunicado en el que atacó sin reparos al jefe de Gabinete.

LAS CRÍTICAS DE CRA

“Quienes tuvimos que asumir en 2008 la pretensión del Gobierno Nacional de apoderarse de los ingresos y por ende del futuro de los productores agropecuarios, no hicimos más que reclamar de manera pública el retorno a la institucionalidad en materia impositiva, que en aquel entonces se había quebrado”, subrayó la entidad que preside Jorge Chemes.

Por eso, opinó que “lo que Rossi llama violencia, debiera caberle a quienes ostentaban la máxima jerarquía en el Gobierno, que descalificaban día a día a los productores y a la producción, tratando de yuyo a la soja, producción, a la que paradójicamente, hoy recurren para sostener los ingresos fiscales”.

Y continuó: “Sería útil a la verdad y a la historia que el Ministro dejara de lado su prejuicio ideológico y distinguiese entre el reclamo legítimo de una enorme cantidad de productores y la ciudadanía que los acompañaba, de la verdadera y cruel violencia política, que se instaló hace más de 50 años en Argentina”.

En este marco, CRA recordó que “deplora” todo tipo de violencia y por ello “se siente injustamente agredida, cuando se le imputa un hecho histórico que la tuvo como coprotagonista, de manera parcial y equívoca, pretendiendo adjudicarle una conducta sectorial que nunca tuvo”.

“Lamentamos que un Ministro continúe denostando a los productores para defender con inexactitudes el pasado y el presente de un Gobierno que navega en su propia incompetencia”, cerró CRA.