Publicidad Cerrar X

El Usda reveló las primeras estimaciones de producción para la campaña 2014/15

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos publicó hoy su nuevo informe mensual de oferta y demanda de granos a nivel mundial, y los primeros datos arrojaron una postura alcista para el corto plazo.

Se puede decir que el nuevo informe del Usda resultó alcista para los principales cultivos (trigo, soja, maíz), en el corto plazo de comercialización. Sin embargo hay marcadas diferencias en cuanto a las estimaciones de los dos países sudamericanos (Argentina y Brasil), ya que las dos principales agencias de cada país, BCBA y Conab respectivamente, mantienen cálculos de producción de soja por encima de lo que el Usda informó.

Por el lado del maíz, en su repaso por la vieja campaña estadounidense, el USDA mantuvo la cosecha en 353,72 millones de toneladas, y el uso forrajero en 134,63 millones. Sin embargo, elevó de 297,19 a 298,08 millones el uso total, y de 44,45 a 48,26 millones las exportaciones. Estos ajustes hicieron que el stock final cayera un 13,9%, de 33,82 a 29,12 millones de toneladas, con lo que quedó por debajo de los 33,38 millones previstos por el mercado.

Fuera de las cifras estadounidenses, el USDA elevó de 72 a 75 millones de toneladas la cosecha de maíz en Brasil, en línea con los 75,19 millones calculados ayer por la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), dependiente del Ministerio de Agricultura de Brasil. Para la Argentina, el organismo mantuvo el volumen de la cosecha en 24 millones de toneladas, también en línea con lo sostenido ayer por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

En materia de importaciones, el USDA elevó las compras de la Unión Europea, de 12 a 13 millones de toneladas, y redujo las de China, de 5 a 4,50 millones. En este caso, el organismo incrementó fuertemente las existencias finales chinas, de 72,20 a 77,70 millones, producto de mayores existencias iniciales y menores volúmenes utilizados para la alimentación animal y para usos generales.

En el nivel global, la cosecha de maíz fue estimada por el USDA en 979,02 millones de toneladas, por encima de los 973,90 millones de abril, en tanto que las existencias finales subieron de 158 a 168,42 millones. “Más allá de la lectura inicial bajista del mercado, los datos del informe resultan alcistas para las posiciones de corto plazo del maíz, dado el fuerte recorte de las existencias finales 2013/14. En cambio, para el mediano plazo el panorama es menos alentador por cifras de producción y existencias superiores a las esperadas por el mercado”, analizó Granar.

Para el caso de la soja, el Organismo en la revisión de la temporada pasada, calculó la cosecha estadounidense fija en 89,51 millones de toneladas, confirmando lo que muchos en el mercado pensaban, elevando de esta manera un 38,42% las importaciones, que ahora pasan de 1,77 a 2,45 millones de toneladas, un volumen que no tiene antecedente en la historia agrícola de los Estados Unidos. Así, con el aporte fresco de la soja sudamericana, el organismo elevó de 45,86 a 46,13 millones de toneladas la molienda; de 48,43 a 48,71 millones el uso total, y de 43 a 43,55 millones las exportaciones. Con todos estos ajustes, el stock final fue calculado por el USDA en 3,53 millones de toneladas, por debajo de los 3,67 millones del mes pasado y de los 3,65 millones previstos por el mercado.

Para Brasil, la proyección quedó en 87,50 millones de toneladas, sin cambios respecto del informe de abril, diferenciándose de la Conab, que estimó la cosecha brasileña de soja en 86,57 millones de toneladas, contradiciendo lo estimado al inicio de la semana por el Ministro de Agricultura de Brasil, que ubicó el volumen entre 89 y 90 millones.
Respecto de la Argentina, el USDA estimó la producción argentina de soja en 54 millones de toneladas, sin cambios respecto del reporte anterior y por debajo de los 55,50 millones estimados ayer por la BCBA. El USDA elevó de 8 a 9 millones de toneladas la exportación de poroto de soja.

En el nivel mundial, la producción de soja fue estimada por el USDA en 283,79 millones de toneladas, por debajo de los 284,05 millones del informe anterior, en tanto que las existencias finales fueron relevadas en 66,98 millones, contra los 69,42 millones del reporte de abril.

“Para los precios de la soja estadounidense el informe es alcista para las posiciones de corto plazo, debido a la caída de las existencias finales. Mientras que resulta bajista para los contratos coincidentes con la próxima cosecha, por una producción superior a la esperada, en función del aumento también inesperado de la superficie sembrada. Este informe le suma volatilidad a un mercado como el de soja que es el más buscado por los especuladores. Los datos de la nueva campaña podría dejarlos “intranquilos” sobre todo si el avance de la siembra se da dentro de los parámetros normales en los próximos días”, detalló la corredora.

Por último, la nueva cosecha de trigo de los Estados Unidos fue estimada por el USDA en 53,43 millones de toneladas, por debajo de los 60,12 millones y de los 56,31 millones previstos por el mercado en la previa del informe.

Para llegar a dicho volumen, el organismo estimó la superficie sembrada en 22,60 millones de hectáreas, sin cambios respecto del informe de marzo, pero por encima de los 22,48 millones y contra los 22,75 millones de la campaña anterior. La superficie cosechada fue calculada hoy por el USDA en 18,59 millones de hectáreas, contra los 19,12 millones y los 18,31 de la temporada anterior, según informó Granar.

En cuanto el rendimiento promedio, el USDA tuvo en cuenta el mal estado de los cultivos de invierno y lo calculó en 28,72 quintales por hectárea, por debajo de los 30,80 quintales previstos y de los 31,74 quintales de la campaña anterior.

En el resto de las cifras estadounidenses, el USDA estimó las importaciones en 4,35 millones de toneladas; el uso forrajero en 4,63 millones; el uso total en 33,09 millones, y las exportaciones en 25,86 millones. Así, las existencias finales fueron calculadas en 14,71 millones de toneladas, por debajo de los 15,21 millones calculados por el mercado en la previa del informe.

De esta forma, el informe es mayormente alcista para los precios del trigo, dado que la nueva cosecha, que comienza a fines del presente mes con las golpeadas variedades de invierno, será menor a las previsiones que el mercado tenía en la previa de este reporte. Lo mismo ocurre con las existencias finales.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: