Publicidad Cerrar X

Fuertes controles en el Hipódromo de Palermo por un caso de anemia infecciosa equina

Un caballo proveniente de Entre Ríos debió ser sacrificado por dar positivo en un muestreo. Ahora, el Senasa cerró el lugar donde estaba alojado e interdictó a 100 caballos que no podrán ser trasladados ni competir en otro lugar.

Avatar
Por Marina
Friedlander

Periodista

Un caballo proveniente de Entre Ríos dio positivo en el diagnóstico por anemia infecciosa equina en el Hipódromo Argentino de Palermo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Así lo informó el Senasa, que indicó que la detección se dio en el marco de un control serológico que realizó el establecimiento porque se había vencido la libreta sanitaria del animal. Tras un nuevo muestreo, se confirmó la presencia de la enfermedad y el equino debió ser sacrificado.

Ahora, el sector donde estuvo alojado el ejemplar permanece cerrado de manera preventiva por disposición del Senasa, y se realizó un muestreo de todos los animales expuestos para descartar la difusión de la enfermedad.

La interdicción involucra a alrededor de 100 caballos que no podrán ser trasladados hasta que termine el proceso de saneamiento, que consiste en una serie de diagnósticos que permitan descartar la presencia del virus causal de la anemia infecciosa equina en todos los caballos expuestos. “Cabe aclarar que, durante ese tiempo, los equinos podrán participar de las competencias en el Hipódromo de Palermo pero no podrán ser trasladados ni competir en otro lugar“, remarcó el Senasa.

controles en Palermo

El organismo dispuso distintas medidas de control y prevención dentro del Hipódromo. Por un lado, los animales deberán varear en horario diferenciado y podrán participar de las carreras únicamente luego de obtener un resultado negativo a la AIE mediante la prueba de Elisa en el día de la actividad.

Paralelamente, se indicó la toma de muestras de todos los caballos alojados en la zona interdictada y la fumigación cada 48 horas para controlar los insectos vectores que intervienen en la transmisión de la enfermedad.

Asimismo, personal del Senasa se reunió con entrenadores, profesionales, propietarios y autoridades del Hipódromo y con los servicios veterinarios de San Isidro y el Hipódromo de La Plata. En ese marco, se consensuaron las medidas y se asumió el compromiso de todas las partes de “mantenerse alertas e informar cualquier novedad”.