Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

La cadena del girasol propugna la integración

La Asociación Argentina de Girasol (Asagir) presentó el mapa de la cadena del cultivo. La idea es establecer un diagnóstico de situación para establecer futuras estrategias. Sólo el primer eslabón genera u$s500 M.

29.08.2005
Infocampo
Infocampo

A cuatro años de su reorganización como cadena de valor del producto, Asagir realizó el viernes una puntillosa radiografía de la situación de la oleaginosa.

“Queremos hacer una representación sintética de la cadena”, dijo el vicepresidente de la asociación, Rodrigo Ramírez, en la presentación del trabajo, para inmediatamente después desplegar impactantes números.

×

El girasol mueve en la economía argentina u$s1.400 M, que generan u$s650 M de valor agregado, de los cuales 80% -unos u$s500 M- lo genera el primer eslabón, es decir la producción primaria.

Por este motivo, el cultivo “encuentra en el Estado un socio estratégico, ya que se destina al fisco el 50% de este valor agregado”, agregó el dirigente a Infocampo.

En concreto, Asagir realizó un exhaustivo diagnóstico de las particularidades de cada eslabón de la cadena y de sus problemáticas y analizó las estrategias para cada uno, en pos de “evolucionar hacia una red, porque ésta está fortalecida por los vínculos y no por los individuos”, como las cadenas, dijo el vicepresidente de la asociación.

De esta forma, Asagir busca adaptarse rápidamente a los cambios del mercado y “tener la rapidez para aprovechar las oportunidades de negocios”.

La otra propuesta de la asociación estuvo sustentada en cómo duplicar el valor que hoy aporta la cadena girasolera a la economía argentina. “Es agresiva y ambiciosa, pero creemos que se puede hacer, siempre que evolucionemos hacia una red”, reconoció Ramírez, antes de diagnosticar que es necesario optimizar los recursos.

“En la medida en que podamos generar más conocimiento para predecir lo que va a suceder, vamos a lograr salvar una de las limitantes actuales: el costo de producción por unidad”, aclaró.

El vicepresidente de Asagir también se ocupó de aclarar que la concepción de este nuevo modelo de integración no será exclusivo para el cultivo y busca replicarse en el resto de las asociaciones, “porque el productor no sólo siembra girasol. Nuestro objetivo es que en la Argentina la oleaginosa sea rentable, pero hay que buscar la sustentabilidad y la diversificación”.

Por su parte, el director de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales, Jorge Ingaramo, destacó que existe un contexto internacional muy favorable para el cultivo, con fuertes perspectivas de crecimiento del consumo de aceites.

“Lo más importante es que esta evolución tiende a los aceites de mayor valor”, reconoció el economista, antes de augurar que “se viene la etapa de la diferenciación por calidad, con diferenciación de origen y marca”. La Argentina es el primer exportador mundial del producto y va por más.

Tags